Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/8/2006 12:00:00 AM

Bajos instintos 2

Una aburrida, torpe, barata película de serie B que se empeña en parecer un elegante 'thriller' sicológico.

Bajos instintos 2 La escritora Catherine Tramell (Sharon Stone) emprende una peligrosa investigación para escribir su siguiente ‘best seller’
Titulo original: Basic instinct 2.
Año de producción: 2006.
Dirección: Michael Caton-Jones.
Actores: Sharon Stone, David Morrissey, Charlotte Rampling, David Thewlis, Hugh Dancy, Indira Varma.

Tiene cierto encanto ver películas malas. Pero ver esta, la patética segunda parte de aquella extrañísima superproducción de serie B, Bajos instintos (1992), que se salvó del olvido por cuenta de la osadía de la actriz Sharon Stone (no sólo paseaba sin ropa por toda la película sino que conseguía crear un personaje memorable en medio de una trama llena de clichés), trae tan pocas recompensas como ver una fila bancaria o una eterna sesión del Congreso: elijan la metáfora de "perder el tiempo" que primero les venga a la cabeza. Mientras uno trata de ver Bajos instintos 2, mientras va perdiendo la esperanza de que algo interesante suceda, lamenta profundamente no tener un control remoto para cambiar el canal: estamos ante un largometraje pornográfico sin escenas de sexo, ante una tramposa película de avión (si existiera algo como eso) que se cree un elegante thriller sicológico, ante una trama de suspenso en la que nos da exactamente lo mismo quién es el asesino y quién va a ser asesinado.

Esta vez la protagonista no es Catherine Tramell, la escritora de best sellers que encarna la valiente Stone, sino un sicólogo con cara de oficinista derrotado, el doctor Michael Glass, que hace lo que puede para reprimir el odio que siente por su ex esposa. Tramell, hoy día una matrona, se valdrá de las vicisitudes del doctor Glass para escribir su nueva novela, será la mujer fatal que siempre ha sido, y será sospechosa, una vez más, de los crímenes de un asesino en serie, pero se hundirá, poco a poco, con el barco lleno de huecos que es esta aburrida película.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com