Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/26/1987 12:00:00 AM

BALANCE - 86

Por el simple hecho de que ningún año podía haber sido peor que 1985 --con las tragedias del volcán, . Nevado del Ruiz y la batalla del Palacio de Justicia--, 1986 podría ser calificado como un año regular, hasta malito, pero no tanto como su antecesor.
Teniendo en cuenta que tanto la violencia social y política, como el terrorismo, han entrado a formar parte de la vida cotidiana de los colombianos en los últimos tiempos, las grandes novedades en esta oportunidad tuvieron que ver más bien con ajustes institucionales derivados del desmonte del parágrafo bipartidista del artículo 120 de la Constitución Nacional, planteado por el presidente Virgilio Barco Vargas, quien este año fue elegido como Primer Mandatario y asumió posesión de su cargo. Estos ajustes como cualesquiera otros, han ido acompañados de grandes desajustes y muchas expectativas, tanto en el terreno político --el esquema gobierno-oposición--, como en el social --las reformas.
Por otro lado, el narcotráfico, que ya lleva varios años como protagonista central de las noticias en Colombia, logró este año rebasar todos los límites dentro de una escalada criminal que, permanentemente, estuvo cobrando víctimas entre periodistas, jueces, magistrados y oficiales de Policía.
Finalmente, la cara simpática del año corrió por cuenta, como siempre, de un hecho deportivo: las tres exitosas defensas del título mundial del peso gallo por parte del monteriano Miguel "Happy" Lora, quien no sólo se destacó en su campo, sino que en más de una ocasión se ganó las primeras páginas por sus declaraciones sobre distintos temas de actualidad nacional.--


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.