Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2000/11/13 00:00

Beethoven para iniciados y debutantes

Veinte volúmenes que contienen 87 discos compactos le deparan más de una sorpresa a los más avezados beethovenianos.

Beethoven para iniciados y debutantes

El sello alemán Deutsche Gra-mmophon tiene una especie de deuda afectiva con Beethoven prácticamente desde su fundación hace ya más de 100 años. Porque desde siempre la obra del genio de Bonn ha sido su más frecuente punto de referencia y el necesario puerto a donde siempre regresan.

Razón más que válida para que no sorprenda que dentro de sus grandes gestos editoriales a propósito de su centenario la Edición Beethoven ocupe un puesto de preferencia. Al fin y al cabo se trata del compositor romántico con mayor influencia en la obra de sus sucesores. En 20 volúmenes, que recogen 87 compactos, está toda su obra. Valga subrayar lo de toda su obra, porque la colección depara sorpresas aún a los más avezados conocedores. Porque si bien es cierto que algunas de sus composiciones han conseguido instalarse entre la selecta y reducida selección de las melodías más célebres de todos los tiempos (el rondó Para Elisa o el primer movimiento de la Quinta Sinfonía) y otra forma parte del repertorio indispensable (las nueve sinfonías, 32 sonatas para piano, los cinco conciertos de piano y orquesta y el único para violín, y los 16 cuartetos de cuerda), hay demasiada música de Beethoven que sencillamente es desconocida.

Vamos apenas a detenernos en los tres primeros álbumes. El número uno recoge las nueve Sinfonías, con la Filarmónica de Berlín dirigida por Herbert von Karajan; pero, en el registro de 1962, cuando Karajan llevaba siete años al frente de Berlín, trabajaba a tope y no se sentía infalible. El resultado es una de las más sólidas, inspiradas y vigorosas versiones de las sinfonías.

El número dos está consagrado a los conciertos. Tiene sorpresas. Los cinco de piano están en la extraordinaria versión de Mauricio Pollini acompañado de la Filarmónica de Viena con dirección de Eugen Jochum (números uno y dos) y de Karl Böhm (número tres, cuatro y cinco). El de violín tiene a Anne-Sophie Mutter con la Filarmónica de Berlín y Karajan. También Berlín y Karajan acompañan a Mutter, Mark Zeltser y Yo-Yo Ma en el Triple para piano, violín y chelo.

Empiezan las sorpresas: el rondó para piano y orquesta con Sviatoslav Richter, Sinfónica de Viena y dirección de Kurt Sanderling. Los dos Romances para violín y orquesta con Gil Shaham y la orquesta de cámara Orpheus. El Romance cantabile para piano, flauta, fagot y orquesta de cuerdas con Patrick Gallois (flauta), Pascal Gallois (fagot) y Myung-Whun Chung dirigiendo desde el piano la Orquesta Filarmonía. El Concierto para piano y orquesta op.61, que es la trascripción del Concierto para violín, Daniel Baremboim desde el piano dirige la Orquesta inglesa de cámara. Y el puntillazo, el desconocido Concierto en mi bemol mayor, que es la reconstrucción de Willy Hess a partir de la parte del piano del propio compositor, con Eva Ander como solista, acompañada de la Orquesta de cámara de Berlín dirigida por Peter Gulke.

El tercer volumen es una revelación: la música de Beethoven para la escena teatral, excluyendo la ópera. Están sus ballets, Las criaturas de Prometeo y Ritterballet. También la música completa para obras de teatro: Egmont de Goethe, Las ruinas de Atenas de August von Kotzebue, La consagración de la casa de Carl Meisls, Leonore Prohaska de Friedrich Dunkers y Köning Stephen de August von Kotzebue.

Además trae fragmentos breves para incluir en representaciones de teatro, como dos arias para La bella mujer del zapatero de Ignaz Umlauf, la introducción al acto II y Marcha triunfal de Tarpeja de Christoph Kuffners y el número final de Germania de Friedrich Treitschke. La sorpresa es una escena completa del Fuego de Vesta, una ópera cuya composición inició Beethoven en 1803 y jamás concluyó.

Gracias a una selección de intérpretes formidables y solistas de excepción el asunto no se queda en la recopilación obsesiva, sino que trasciende para poner de relieve el genio del primer gran compositor del romanticismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.