Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/23/1992 12:00:00 AM

BILLY BATHGATE

El llamado "cine negro" sigue llamando la atención de los directores de Hollywood.

LAS PELICULAS SObre mafia, gánsters, vendettas y negocios oscuros se cuentan por cientos en Hollywood. Desde autores de la talla de Francis Ford Coppola, con su obra maestra "El padrino", pasando por Brian de Palma con "Los intocables" y Martin Scorsese con "Buenos muchachos", una gran cantidad de directores -y de actores- han hecho realidad la idea de crear o protagonizar películas del género del "cine negro".
Del lado de la dirección, esta vez le tocó el turno a Robert Benton, ganador de premio de la academia por "Kramer vs Kramer". Por el lado de los actores, Dustin Hoffman, quien compartió honores con Benton por la misma película, se sumó a la lista de estrellas de Hollywood que han protagonizado a los jefes de la mafia, como Robert De Niro, Al Pacino y Marlon Brando.
Hoffman hace el papel de Dutch Schultz, un padrino de Nueva York en decadencia, que lucha por la supervivencia de su banda contra la creciente y poderosa mafia italiana. Sin embargo, el drama no se centra en él, sino en un joven de barriada, Billy Bathgate (protagonizado por Loren Dean), que quiere ingresar en el mundo de los negocios oscuros al lado de su héroe Dutch Schultz.
Aunque está bien desarrollado el argumento, la cinta no se sale del esquema tradicional de las películas de gángsters. Encasillada totalmente en el género, sin una línea de escape que le de respiro y sin una convincente actuación de Hoffman, "Billy Bathgate" es sólo una cinta más de las cientas que se han realizado sobre el tema. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.