Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/19/2013 1:00:00 AM

Blue Jasmine

En su más reciente película, Woody Allen muestra los infortunios de una mujer que fue rica y no tiene ninguna empatía hacia los demás. ***

País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Woody Allen
Guion: Woody Allen
Actores: Cate Blanchett, Sally Hawkins, Alec Baldwin, Andrew Dice Clay
Duración: 98 min

Dice el material de prensa que Blue Jasmine es la mejor película de Woody Allen desde Match Point. Es algo que dicen a menudo sobre Allen (“esta película es su mejor desde ‘Manhattan’, desde ‘La rosa púrpura del Cairo’, desde ‘Bananas’”) y seguro es inevitable cuando se llega a tener los años que tiene (78) y cuando se sigue trabajando de esa manera (con una película anual).

Pero, por una vez, el material de prensa no está del todo errado, porque sí hay semejanzas entre las dos. Después de haberse dedicado a hacer películas soleadas, ligeras, divertidas y básicamente turísticas (ahí quedaron consignados sus paseos más o menos afortunados por Barcelona, París y Roma), con Blue Jasmine vuelve a caer en los pozos sépticos de un cinismo recalcitrante que parecía haber abandonado desde, efectivamente, Match Point.

Mientras veía este ejercicio en crueldad, pensaba en schadenfreude, la palabra alemana que destila perfectamente los sentimientos que me despertó: una alegría horrible y malsana inspirada en la mala fortuna ajena, el padecimiento del prójimo.

Blue Jasmine hace lo posible por crear un personaje central –la Jasmine del título interpretada magistralmente por Cate Blanchett– detestable, egoísta, mezquina, insensible y solipsista. Y el resto de la película nos muestra cómo le va de mal para que celebremos su caída.

La villanía de Jasmine es la villanía de los superricos, del 1 por ciento del que hablan los ocupadores de Wall Street. Vive una vida de ensueño resguardada en sus casas de recreo en la costa, en su apartamento gigante en Nueva York, con sus bolsos y ropajes y sus innumerables privilegios a los que está tan acostumbrada que ni siquiera los nota.

La película está contada en varios planos temporales: en el presente, Jasmine llega derrotada a quedarse con su hermana en San Francisco. Su esposo se suicidó en la cárcel tras ser encarcelado por fraude financiero. Dice que no tiene dinero, que está en la ruina, que su vida está acabada (aunque vuela en primera clase). Y hay numerosos flashbacks que nos muestran cómo llegó hasta ahí.

La relación entre los dos es la que ilustra el nivel de ensimismamiento de esta mujer. Su hermana, Ginger (Sally Hawkins) es un sol de persona, positiva, amable y solidaria, pero de otra clase social. Trabaja como cajera en un supermercado y sus esposos o novios son tipos no muy brillantes, mal afeitados y con tatuajes.

“Escoges perdedores porque eso es lo que crees merecer y por eso nunca tendrás una mejor vida”, le dice Jasmine un par de veces para ilustrar su profunda falta de empatía (a quienes les va mal es porque no creen merecerse nada mejor, la riqueza o pobreza son méritos personales).

La película es, entonces, una lección, pero ¿para quién? El personaje central está tan ensimismado que claramente no es para ella. Quizá para los espectadores que pueden descubrirse saboreando y deleitándose con la amarga sensación que mencionaba, esa felicidad ante el infortunio ajeno, que es tan común pero que habla tan mal de nosotros los humanos.

CARTELERA

**** Excelente   *** 1/2 Muy buena   *** Buena    ** 1/2 Aceptable   ** Regular    * Mala  

Gravedad ***½
Dos astronautas quedan flotando en el espacio en esta espectacular y tensionante película de Alfonso Cuarón.

Capitán Philips ***
Recuento del secuestro de un barco estadounidense por piratas somalíes, basado en una historia real.

La noche del demonio 2 **½
La familia Lambert continúa su lucha contra los espíritus que la atormentan en esta efectiva cinta de terror.

Rush – pasión y gloria **
El duelo en la fórmula uno entre John Hunt y Niki Lauda en los setenta es una feria de clichés en manos de Ron Howard.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.