Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/04/18 19:39

Bogotá, contra el analfabetismo

Las Secretarías de Cultura y Educación del Distrito lanzan el proyecto “Leer es volar”, una estrategia para que los bogotanos se acerquen a los libros.

'Leer es volar' no solo quiere combatir el analfabetismo, sino hacer que la lectura sea menos que una carga y más que un placer. Foto: Lectura al aire libre

Los promedios de comprensión de lectura y escritura que registran los niños y jóvenes de los colegios públicos de Bogotá son alarmantes. El 45 por ciento de los niños de tercer grado, el 55 por ciento de quinto grado y el 56 por ciento de los que cursan noveno, registran niveles insuficientes y mínimos en las pruebas Saber de Lenguaje. Además, a pesar de que Bogotá es la ciudad con el mejor índice de lectura percápita del país (2,7 por ciento), el distrito ha identificado que de los 385 colegios públicos, solo 112 cuentan con bibliotecas.

Ciudad Bolívar tiene 3.073 niños en niveles insuficientes y mínimos de lectura; Usme, 2.560; San Cristobal, 1.087; Rafael Uribe Uribe, 1.980; Usaquén, 1.030; Kennedy, 3.873; Bosa, 3.424; Tunjuelito, 1.320; Suba, 2.490 y Engativá, 1.907.

Con el fin de combatir estas cifras negativas y generar ciudadanos que cuando adultos sean unos apasionados lectores, la Alcaldía destinará un presupuesto de 150.000 millones de pesos para el proyecto Leer es volar, que pretende ampliar en un 25 por ciento los libros de literatura universal, nacional y local disponibles en las bibliotecas públicas, escolares y comunitarias.

Además de capacitar a madres comunitarias y cuidadores en la promoción de la lectura y llevar los programas de fomento de la lectura a parques, hospitales, cárceles, centros infantiles, plazas de mercado, vehículos de transporte público y viviendas de interés prioritario. Todo esto con el fin de aumentar a más 5.3 millones de libros leídos en Bogotá, en los próximos cuatro años.

Para el alcalde Enrique Peñalosa “este es un plan en el que tiene que participar toda la sociedad: desde la academia, los expertos del sector editorial, hasta el sector privado y la familia, porque el objetivo es hacer que los niños y jóvenes crezcan como lectores y tengan un acceso igualitario a la los libros”.

Mientras la lectura sea una obligación y no una decisión, las cifras no mejorarán. Por ello la estrategia se enfoca principalmente en la primera infancia, pues como indicó María Claudia López, secretaria de cultura, Leer es volar no solo quiere combatir el analfabetismo, sino hacer que la lectura sea menos que una carga y más que un placer, y para ello el primer lugar en el que hay que enseñar a disfrutar un libro son las guarderías.

Este programa contará además con la dotación de bibliotecas de calidad en las 246 instituciones educativas que no las tienen y en los 30 nuevos colegios que el distrito planea construir, con la reactivación de las 12 bibliotecas de las plazas de mercado, la creación de nuevas seis biblioestaciones y la construcción de 44 nuevos Paraderos Paralibros Paraparques que llegarán a los 95 parques que tiene la ciudad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.