Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/11/08 00:00

BOGOTA A RITMO DE ROCK

Más que una manifestación musical, 'Rock al parque' se ha convertido en uno de los principales <BR>símbolos de convivencia ciudadana.

BOGOTA A RITMO DE ROCK

No es fácil encontrar eventos que generen tantas paradojas como 'Rock al parque', el festival
musical al aire libre que se celebra cada año en Bogotá y cuya quinta edición tendrá lugar este mes entre el
sábado 16 y el lunes festivo 18.Es paradójico, por ejemplo, que un festival que gira alrededor de una música
acusada de generar violencia sea uno de los mejores ejemplos de convivencia pacífica que puede mostrar
Bogotá. También resulta paradójico que en un medio en el cual al rock local se le da un apoyo casi nulo
se presenten a las eliminatorias más de 200 bandas.Juan Pablo Restrepo, uno de los jurados de esta
edición, piensa que "Rock al parque es el único espacio masivo que permite agrupar todos los géneros y es
el único evento gratuito que presenta grupos de rock internacionales". Esto, sin embargo, causa otra paradoja
más. "El hecho de que sea gratuito les genera a las bandas locales un impacto negativo: para ellos es más
difícil cobrar cuando se presentan en bares y locales". ¿Hasta qué punto ha mejorado el rock colombiano a
partir de 'Rock al parque'? Para Daniel Casas, jefe de programación de 99.1 FM, una de las muy pocas
estaciones de radio que apoya el rock nacional, "la mayoría de las bandas colombianas suenan a rock
viejo. También es evidente la escasez de vocalistas. Uno oye muy buenas propuestas musicales que se
caen por culpa de un cantante desafinado". Juan Pablo Restrepo tiene una visión un poco diferente. En su
opinión, el rock colombiano ha evolucionado de mejor manera que el mexicano, muy influido por tendencias
norteamericanas, y el argentino, que sigue anclado al sonido de los años 80. "El rock colombiano, por
ejemplo, se ha adaptado muy rápidamente a las tendencias electrónicas".Pero 'Rock al parque' se ha
convertido en algo más que un evento musical. Adriana Mejía, directora del Instituto Distrital de Cultura y
Turismo, entidad encargada de organizarlo, señala: "Para la ciudad es clave institucionalizar este tipo de
eventos. Bogotá es el Festival Iberoamericano de Teatro, es 'Rock al parque', es Maloka. Rio de Janeiro está
llena de problemas sociales. Sin embargo, en el mundo entero, Rio es sinónimo de carnaval".Gabriel Alba,
profesor e investigador de la Universidad Javeriana, considera que las pasiones que generan el fútbol y el rock
no se deben reprimir, pero siente que 'Rock al parque' se ha politizado con fines electorales. "Se perdió el
espíritu dejado por Mockus, que era de verdadera enseñanza, y se pasó a la puja política por espacios de
poder".Para Gabriel Restrepo, catedrático de la Universidad Nacional, el festival es el símbolo de la expresión
de este siglo. "En la Edad Media eran las iglesias, en el siglo XIX los centros de manifestación eran los cafés
y en el siglo XX son los grandes escenarios. Para una juventud fragmentada, sin esperanza, que desfoga sus
emociones en manifestaciones como las barras de los equipos de fútbol, el festival se convierte en
espacio para la unión". nUn menúvariadoEn el Parque Simón Bolívar y la Media Torta se presentarán 36
bandas de Bogotá, ocho más de otras ciudades del país y 13 internacionales. Entre las principales atracciones
se destacan Ilia Kuryaki and the Valderramas, de Argentina; los mexicanos Café Tacuba, Molotov, Control
Machete y Víctimas del Doctor Cerebro; Earthcrisis, de Estados Unidos; Los Superlitio, de Cali;
Marimonda y La Pestilencia, de Medellín, y las agrupaciones bogotanas 1.280 Almas, Ciegos
Sordomudos, Ultrágeno y Defenza.Una de las características más positivas de esta edición es la presencia de
una gran cantidad de bandas locales que jamás han participado en el evento. La renovación será una de las
características de esta quinta edición de 'Rock al parque'.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.