Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1983/08/22 00:00

BOLIVAR PARA NIÑOS

Convertida en cuento, la vida del Libertador es una hermosa pieza frente a la comprensión infantil

BOLIVAR PARA NIÑOS

"Bolívar ". Una historia que parece un cuento, de Eduardo Caballero Calderón. Editorial Norma 1983, 72 páginas.
Aparentemente no debió ser fácil para Eduardo Caballero aceptar el reto de escribir un libro sobre Simón Bolívar dirigido a los niños. En primer término porque no es, ciertamente, Caballero Calderón, un escritor de cuentos infantiles; que sepa es la primera vez que lo intenta; y en segundo término porque sobre el Libertador se ha dicho todo. Hay algo ingrato y problemático en la tarea de trabajar en un asunto sobre el cual se han ensayado ya una multitud de formas. La tarea tenía, sin embargo, el discreto propósito de la obra menor, derivada más del oficio que de la inspiración o de la erudicción histórica. No se trataba de aportar un nuevo punto de vista biográfico o de formular una teoría política; muy lejos de eso, Caballero Calderón tomó la cosa por donde era: escribir una biografía mínima dirigida a la comprensión de los niños. Esta obra, pues, nació de esa necesidad; y el resultado es un bello libro, escrito con una delicadeza y una cadencia hasta ahora desconocida en Eduardo Caballero.
Con la sobriedad entusiasta y fecunda de su estilo, Caballero Calderón elige aquellos episodios de la vida del Libertador que juzga son los más ilustrativos como introducción a la vida del libertador. A través del primer capítulo esta "historia que parece un cuento" se va elevando en la imaginación del lector como el genio de la botella de "Las mil y una noches". Nuestro deseo implícito es que nos cuente la historia de Bolívar como el cuento que nos anunciara en el título y al iniciar el relato con la metáfora del genio de "Las mil y una noches" se empiezan a cumplir nuestros deseos, para encontrarnos luego con el excelente paralelismo entre Napoleón, que conquistó subyugó a Europa, y Simón Bolívar que le dio la libertad al continente americano. Caballero Calderón desde la primera página define de una vez por todas la naturaleza de su obra: contar la historia simplemente, sin pedantería cultural, sin cultos idolátricos aparatosos que siempre suenan falsos, sino más bién con la limpidez de estilo de quien es uno de los grandes maestros de la prosa castellana.
Se ha cumplido y se sigue cumpliendo la sentencia del crítico Eduardo Castillo sobre Bolívar, y que le cita Caballero Calderón en la página 58: "Con los siglos crecerá vuestra gloria como crece la luz cuando despunta el día".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.