Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1987/08/31 00:00

BORGES EN PINTURA

Liliana Porter muestra en Bogotá lo último de su arte-poesía.

BORGES EN PINTURA

Hoy en día, según los entendidos, las obras de arte se pueden clasificar en dos tendencias: arte puramente sensorial -ese que se le da de inmediato al observador- y arte intelectual -el que motiva una reflexión al observador desprevenido. La obra de Liliana Porter, que estará expuesta hasta el próximo diez de agosto en la Galería de Arte Diners, está enmarcada en la última de estas dos tendencias.
La obra de esta argentina retoma el collage, técnica que anteriormente fue muy desarrollada por Picasso y por Braque, pero dándole un nuevo lenguaje a través de la serigrafía, como también combinándola con técnica de agua fuerte, grabado, carboncillo y acrílico. Esta nueva forma expresiva ha logrado que la obra de Liliana Porter no pase desapercibida por la crítica internacional y que haya sido expuesta en el Museo Metropolitano de Nueva York, convirtiéndose así en la primera mujer que ha expuesto en este prestigioso centro.
Pero más allá de retomar una vieja técnica como lo es la del collage, Liliana Porter también recupera uno de los primeros caminos que el arte desarrolló: el de partir de la literatura como eje temático de la obra de arte. Así, se ve en sus cuadros la presencia de Alicia, la del país de las maravillas, como también una referencia directa de la obra de Jorge Luis Borges, combinando estos dos lenguajes con imágenes del renacimiento, o con imágenes que recuerdan el arte pop. El collage que hace Liliana Porter es, entonces, un camino muy personal hecho a partir de libres asociaciones que se resuelven en un trabajo limpio, de trazos y técnicas que permiten distintas posibilidades de imagen donde en ningun momento se rompe el equilibrio entre la presencia de lo antiguo -en tanto mito reconocido del arte- y lo cotidiano.
Del mismo modo como esta artista busca las huellas de una historia de la eternidad, esas que se reflejan en un espejo, en el trozo de un encaje, y se colorean en sepia para fundirse finalmente en la sombra de un objeto anterior, como más real, Liliana Porter con esta muestra de sus obras más recientes inaugura un juego y un espacio que se escapa a la imaginación de cualquier "Alicia en el país de las maravillas" .







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.