Sábado, 30 de agosto de 2014

Botero a la Carrara

| 1990/11/19 00:00

Botero a la Carrara

La galería Mariborough de Nueva York expone la última tentación de Fernando Botero.

"Toda la vida he sentido que tengo algo que decir en terminos de escultura". Fernando Botero acababa de terminar una serie de 25 torsos de animales cuando hizo esta afirmación. Los había trabajado con la paciencia del artista que quiere lucirse en un nuevo formato de la plástica. Con el desafío de lograr para
su obra escultórica un nombre tan reconocido como el que había forjado ya para su pintura. Llevaba tres años dedicado a traducir sus figuras voluminosas del óleo al bronce.
Ahora, trece años después, la Galería Marlborough, de Nueva York, acaba de inaugurar una exposición de 26 esculturas recientes de Botero. Si bien desde hace varias décadas el artista colombiano ha "agotado localidades" donde quiera que presenta su obra, máxime cuando la prensa universal confirma una y otra vez que se trata del más destacado cultor de la plástica en Latinoamérica, la palabra escultura se envuelve en un aire mágico para el público del arte, deseoso de observar en tres dimensiones las tradicionales figuras voluminosas de Botero.
La crítica norteamericana asegura que el estilo de Botero ha madurado considerablemente en lo que hace referencia a esta técnica y enfatiza que "los temas y las imágenes clásicas continúan vigentes en su más reciente producción". La muestra de la Marlborough gira alrededor del cuerpo humano en variados conceptos e incluye piezas basadas en figuras animales. Predomina, sin embargo, el tema femenino.
La mujer desnuda, decidida a ser contemplada. La mujer desnuda, decidida a ser contemplada lista a las miradas críticas, se presenta en diversas posiciones: relajada, sobre el piso, esperando la visita de un fotógrafo imaginario, o guardando perfecto equilibrio sobre el podio de la vanidad. No obstante, dentro de los trabajos que se exponen hay dos que cobran especial interés. Una interpretación contemporánea de "Rape of Europa" -que más allá de su profunda simbología se convierte en el eje de la muestra por integrar de manera excepcional las figuras humana y animal y un modelo a escala de su "Broadgate Venus", esa enorme mujer reclinándose que será descubierta en noviembre en Londres, y que constituye una de las más grandes esculturas de bronce que se han realizado.
En los últimos años Fernando Botero ha pasado buena parte de su tiempo en su estudio de Pietrasanta, Italia, que es un lugar perfecto para trabajar la escultura, dada su proximidad a los yacimientos de mármol de Carrara y con una serie de excelentes talleres de fundición. Pietrasanta ha sido, desde el Renacimiento, la meca de la escultura. Recientemente maestros como Moore, Lipchitz, Noguchi y Marini se han establecido allí para desarrollar su potencial creativo. Y, con seguridad, no sólo lo han hecho por su estratégica ubicación, sino también por el ambiente artístico que se respira en este lugar privilegiado.
De hecho. Botero ha ampliada su gama de materiales y ha presentado en ocasión esculturas de mármol y de bronce. Con ellos ha insistido en su incansable búsqueda de la perfección de la forma. Los ha convertido en piezas maestras que corresponden inequívocamente a su reconocido estilo de figuras voluminosas. Figuras que, según apunta la crítica, responden a una inspiración clásica pero poseen un sello indeleble de su espíritu latino. Botero dedica cada vez mayores esfuerzos a su política creación de trabajos escultóricos y el resultado de su constancia en este propósito es la afinidad conceptual y física que demuestra su obra reciente.
No ha abandonado la pintura, por supuesto. Si se quisiera establecer una cifra, habría que decir que del total de su trabajo la escultura no alcanza un 10%. Lo cierto es que sí dedica largos periodos de manera exclusiva a este campo. "Es un deseo muy intenso, confiesa; la escultura me ofrece un placer especial: palpar con las manos la nueva realidad que he creado...
es una experiencia sensual, incluso en su ejecución".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×