Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/2014 10:00:00 PM

Boyhood (momentos de una vida)

La nueva película de Richard Linklater, rodada a lo largo de 12 años, sigue a un niño en distintos momentos entre los 6 y los 18, y logra mostrar de manera vertiginosa cómo el tiempo nos da forma. ****

País: Estados Unidos
Director: Richard Linklater
Guion: Richard Linklater
Actores: Ellar Coltrane, Patricia Arquette, Ethan Hawke
Duración: 165 min

Al final de Boyhood queda una sensación extraña y vertiginosa ligada al paso del tiempo. Es como revivir, en dos horas y media, esas semanas que parecen saltar del comienzo al final sin apenas tocar los días intermedios. Esas semanas en las que un lunes uno se levanta y el siguiente día, sin saber cómo, ya es sábado. ¿En qué momento pasaron tantos segundos, minutos y horas? ¿A dónde se fue la semana? Es más: ¿a dónde se fue la vida, caray?

Esta película es un experimento del director Richard Linklater que se dio a la tarea de seguir a un niño y a su entorno familiar durante una decena larga de años, entre sus 6 y sus 18, permitiéndole así capturar y hacer visible ese paso del tiempo que tantas veces nos elude.

A diferencia de otras películas hechas con más afán, donde buscan un niño actor que se parezca mucho al personaje adulto, acá vemos en varias etapas la evolución física de Mason (Ellar Coltrane) que tiene algo de sorprendente e inesperado: comienza siendo un niño moreno y carirredondo de ojos verdes y pasa a ser un muchacho alto y desgarbado, con extremidades y cara alargadas, pero que mantiene, en cuanto a personalidad, una constante placidez que raya en la inexpresividad.

No hay grandes dramas ni puntos de giro sorprendentes, la sorpresa viene con el paso del tiempo y eso es más que suficiente para hacer de esta película una experiencia única y conmovedora.

Aunque la figura central es el niño, Boyhood sigue el desarrollo en el tiempo de la gente que lo rodea. Está su hermana (Lorelei Linklater), con quien tiene una relación no muy cercana, y su madre (Patricia Arquette), que al comienzo se queja de la responsabilidad que implican los hijos (“era la hija de alguien y luego era la maldita madre de alguien”, le dice a un novio en una discusión) y que eventualmente aprende a manejar la situación.

Luego está el padre (Ethan Hawke), un tipo simpático y no tan responsable, que intenta establecer una relación menos formal y más amistosa con sus hijos cuando reaparece en sus vidas. También hay un par de padrastros que tratan de imponer, a su manera, alguna clase de estructura (especialmente memorable es Marco Perella, interpretando a un tipo psicológicamente abusivo), pero que pasan sin dejar tanta huella.

Está su vida en Texas, donde hay mudanzas y amigos, experiencias escolares y novias. También hay idas a acampar y juegos en los parques y breves intrusiones de algún evento histórico (la guerra de Irak, la candidatura de Obama) pero todo pasa y nada queda, o sí, queda algo: esas personas que al mismo tiempo reconocemos y vemos distintas.

Boyhood está compuesta por viñetas, algunas más efectivas que otras (porque el drama no se le da tan bien a este muchacho plácido), pero la película como un todo tiene la fuerza de ese tiempo que Linklater capturó pacientemente durante 12 años (obviamente, no filmó siempre, lo hacía a intervalos) que, al estar condensado en la película terminada, ilumina de modo singular la manera como el tiempo nos da forma.

Cartelera **** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala

Perdida *** ½

Película de suspenso que parte de la desaparición de una mujer para mostrar el infierno que puede esconder un matrimonio.

El hombre duplicado ***

El canadiense Denis Villeneuve adapta una novela de José Saramago en esta película estilizada y enigmática.

El justiciero ** ½

El talento de Denzel Washington se desperdicia en esta película esquemática basada en el programa de televisión de los ochenta.

Joven y bonita ***

Una muchacha con las características del título se prostituye en la nueva película de François Ozon.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.