Jueves, 23 de octubre de 2014

| 2013/03/04 19:00

Brian Jones, todo un eco rodante

El pasado 28 de febrero el miembro más vanguardista de los Rolling Stones hubiera cumplido 71 años.

Brian Jones descubrió que su pareja Anita Pallenberg, mantenía una relación amorosa con Keith Richards, situación de la que nunca se pudo recuperar. Foto: Foto tomada de fanpop.com

Nació en la pequeña ciudad de Cheltenhan, Inglaterra. Fundador y guitarrista de los Rolling Stones por más de seis años, en el verano del 69, Jones abandonó la banda y un mes después apareció ahogado en la piscina de su granja en Sussex. Tenía 27 años, y sobre él cayó la misma maldición de Robert Johnson, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain y de Amy Winehouse: hacerse miembro del tristemente legendario club de los 27.

Debió ser horrible para este talentoso músico, formado por las aventuras rítmicas del jazz y el blues de los que era aficionado su padre, descubrir que quien había sido su pareja, Anita Pallenberg, mantenía una relación amorosa con Keith Richards, su compañero en la banda. Él, Brian Jones, era el más creativo del grupo, se sentaba, inmóvil, en una esquina del estudio a tocar mandolina o la cítara hindú buscando nuevos sonidos, nuevas maneras de comunicarse con los miles de jóvenes seguidores de sus satánicas majestades.

Tal vez la bondad y la virtud de ciertas personas desaparece en cuanto entra en contacto con la mezquindad; en un momento de su vida con los Stones, Jones ya no vio una tribu con la que podría alcanzar un estado de intensa sabiduría musical, sino el reconocimiento y la aceptación de que la vida artística era una necesaria corrupción; no aceptó que hasta la virtud se construye con el barro, con las impurezas y las limitaciones que somos. Y entonces se alejó de ellos, sus compañeros y amigos, y ellos se alejaron de él.

La música, el rock, fue y sigue siendo un objeto principal en la edificación de una de las más poderosas industrias culturales contemporáneas: la entretención; y también ha sido sujeto de procesos de interacción con un enorme público, propiciados en muchos casos más por la acción expansiva de la industria en su afán de crear espacios fértiles para su mercadeo, que por la iniciativa de individuos talentosos y con pretensiones artísticas muy elevadas como Jones.

Sonidos nuevos, un concepto musical muy sofisticado y de vanguardia fueron los aportes de Jones a “la banda de rock and roll más grande del mundo”; no pactó, no negoció, y esa resistencia a comerciar su música como una mercancía más, produjo una espinosa e imposible relación entre él, el dúo Jagger - Richards y el productor del grupo Andrew Loog Oldham.

"Ya no estoy de acuerdo con los demás por lo que respecta a los discos que estamos grabando. No nos comunicamos musicalmente. La música de los Stones ya no es de mi gusto”, declaró Brian Jones antes de recluirse y finalmente encontrarse con la muerte.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×