Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/2004 12:00:00 AM

Bullerengue en París

La cantadora Petrona Martínez prepara el lanzamiento de 'El tambolero', su próximo álbum, y anda de gira por Europa, donde se ha ganado un público fiel.

Era su primer concierto en la capital francesa. Frente a un público mayoritariamente europeo -aunque no faltaban compatriotas suyos que bailaban junto al escenario-, la cantadora Petrona Martínez dio lo mejor de sí para seguir cumpliendo su sueño más querido: hacer conocer el bullarengue en el mundo entero. Más allá del éxito comercial, Petrona espera que su música perdure en el tiempo y que los jóvenes de su tierra continúen la tradición.

Con motivo de su presentación en el festival francés l'Imaginaire a finales de marzo, de su nueva gira europea de mayo y de la próxima salida de su nuevo disco El tambolero en Colombia, SEMANA la entrevistó en París, donde la cantante pasó a vuelo de pájaro para ofrecer dos conciertos y, de paso, visitar la torre Eiffel.

SEMANA: ¿Cómo le fue en el viaje?

PETRONA MARTÍNEZ: En los conciertos, muy bien, pero no tuve mucho tiempo para visitar la ciudad. Claro que con este frío. por lo menos me hice una foto en la torre Eiffel. En Malagana, mi pueblo, si uno no lleva fotos nadie le cree a uno que estuvo por aquí.

SEMANA: Este año tiene varios conciertos en Europa...

P.M.: Sí, casi todo mi trabajo lo estoy haciendo en Europa. En Colombia aprecian mi música, pero mis discos sólo se escuchan en la radio en fechas muy especiales, como el 11 de noviembre, o durante el Carnaval de Barranquilla. Aquí participo en muchos festivales internacionales. Este mes me voy a presentar en España, en Bélgica, en Holanda, regreso a Francia y por primera vez voy a ir al África, a Marruecos.

SEMANA: ¿Dónde se enteró de la nominación al Grammy?

P.M.: Yo estaba en Bélgica cuando me enteré. Fue emocionante aunque no gané. Pero quedé nombrada. Ganó fue Susana Baca, del Perú, y para mí fue lo más justo: Susana lleva muchos más años que yo en la música.

SEMANA: ¿Cómo es su vida en Malagana?

P.M.: Yo me ocupo de la casa, de mis gallinas, y al mismo tiempo compongo. Si uno está lavando, planchando o cocinando, de pronto se pone a cantar un bullerengue. A veces hasta con rabia me pongo a cantar, como para despejar la rabia. Yo soy muy casera, casi ni a Cartagena me gusta ir, por eso a todo el mundo le digo: "El que me quiere ver tiene que ir a mi casa" o a uno de mis conciertos.

SEMANA: ¿Cómo aprendió a cantar bullerengue?

P.M.: Cuando niña me gustaba mucho andar detrás de las faldas de mi abuela porque mi mamá se enfermó cuando me tuvo, y a mí me criaron mi abuela y mi madrina. Yo recuerdo que mi abuela, mi bisabuela, mi tatarabuela y otras bullerengueras cantaban en las fiestas patronales de San Basilio, San Cayetano, San Pablo y San Antonio, que es el 13 de junio. Para todos los días santos se canta un bullerengue. Yo aprendí de tanto escuchar a mi abuela cantar.

SEMANA: ¿Qué es exactamente el bullerengue?

P.M.: Yo digo que es un sancocho, porque es una mezcla: los tambores vienen del África y la gaita es indígena. La palabra viene de bulla, por la bulla que se hace entre la voz, las gaitas y el tambor, y de rengue, que quiere decir alegría. Antes se hacía una ronda sólo entre mujeres, 12 ó 14mujeres cantadoras, y sólo había dos tamboleros, el que tocaba el tambor alegre y el que tocaba el llamador, pero ahora hay hombres que también cantan. Por ejemplo, en mi grupo casi todos son hombres, a veces cantan, pero las que cantamos más somos mi hija y yo. Yo soy la quinta generación de bullerengueras. Aprendí lo más cercano, pero lo más lejano ya se ha perdido, como los lenguajes de los ancestros.

SEMANA: ¿Hay intérpretes jóvenes que continúan la tradición?

P.M.: Hay muchas cantandoras de bullerengue muy importantes, ya mayores, pero también hay algunas jóvenes. Hay hasta una niña que se llama Wendy Rosado, de unos nueve años, que canta muy bien. Le falta es mayoría, pero lleva una buena tradición en las venas. Yo quiero que mis hijos, después de mis días, también sigan difundiendo el bullerengue.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.