Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/10/03 00:00

Cantautores refrescantes

Alejo García ha producido un bello disco sobre los amores y el pasado. Y en la escena debuta el dúo Pat & Chaco.

Cantautores refrescantes

Hace poco apareció el tercer disco de Alejo García, considerado el heredero de las pasadas generaciones de cantautores en Colombia. El disco se titula Interior, lo cual augura de entrada que se trata de una obra íntima. El tema central, de hecho, es la imposibilidad de olvidar viejos amores. Y en consonancia con esa idea, la instrumentación es escueta y primordialmente acústica. Guitarra, bandola y armónica, en lo que pareciera una versión urbana del trío tradicional andino.

Según García, la idea de buscar posibilidades instrumentales en el folclor del interior fue una manera de ir en contravía a la tendencia, porque “pareciera que la única fusión es la de las costas”. Y en cuanto al escaso número de instrumentos, que por lo demás economiza a la hora de grabar o de tocar sobre un escenario, comenta: “El objetivo era devolver el valor real a la obra y sus posibilidades de comunicación sin tanta parafernalia, dejar de pensar en la producción y pensar más en la creación”.

Otro disco de similares características apareció en el mercado por estos días. Es el debut del dúo Pat & Chaco, una voz femenina dulce y una guitarra versátil que se unieron en el año 2002 con el fin de hacer jazz acústico y boleros. Con el tiempo el repertorio se ha expandido, al integrar ritmos autóctonos colombianos y lograr, finalmente, una amalgama en la cual se desdibujan los límites entre géneros.

La fortaleza radica en evocar todos esos mundos desde la sonoridad casi exclusiva de la garganta de la chica y seis cuerdas cómplices. En algunos momentos del disco hay músicos invitados (Martina Camargo, siempre jovial; Antonio Arnedo, alejado de las densidades de sus propios proyectos), pero todo vuelve siempre al equilibrio inquebrantable de los dos anfitriones. Y ése es el sabor que dejan: el de un entendimiento que es casi telepatía.

Dos discos para tener en cuenta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.