Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/2015 10:00:00 AM

Carlos Muñoz sigue siendo el rey

El legendario actor murió este lunes tras padecer una enfermedad que lo tuvo en la clínica durante varios meses. Semana.com recuerda una de sus últimas entrevistas con este medio.

El actor Carlos Muñoz falleció este lunes después de padecer una enfermedad que lo tuvo en la clínica un par de meses. El país entero llora su partida porque, entre otras cosas, era uno de los artistas más queridos por todos los colombianos. Semana.com revive una entrevista concedida este medio en marzo del 2015, cuando recibió en los Premios India Catalina el galardón 'Víctor Nieto a toda una vida', por los 70 años de carrera artística, 60 de ellos consagrados a la pantalla chica.

SEMANA: ¿Qué es lo que le critica a la televisión que se hace en el país hoy?

CARLOS MUÑOZ: 
El mundo entero todo se ha vuelto ‘light’, ahora todo se hace ligerito, sin mucho esfuerzo. Añoro la televisión que hacíamos antes, todos los que me paran en la calle se lamentan del estado actual de la programación.

SEMANA: Entonces, según usted, en la televisión aplica que ‘todo tiempo pasado fue mejor’.

C. M.:
Vea, eso no lo digo solo yo. Alberto Lleras y Belisario Betancur no se perdían las novelas. Antes, incluso los consejos de ministros empezaban hablando del capítulo de la novela de la noche anterior y luego discutían los problemas del país. La gente se lamenta porque antes las producciones eran familiares, no había tanta violencia y también eran entretenidas. Hoy no.

SEMANA: Omar Rincón dice que hay narconovelas porque hay narcosociedades. ¿Cree que la televisión es el espejo de la sociedad colombiana?

C. M.:
La televisión es un espejo donde podemos mirarnos, ver lo que le ocurre a gente en todos los niveles sociales, pero ahora hay sobresaturación de violencia. Yo no digo que haya que ocultar la realidad, pero hay que dosificar la alta dosis de nenas, capos y sapos. Hay otras cosas maravillosas que se pueden mostrar.

SEMANA: Pero a pesar de tantas críticas, como la suya, esas producciones tienen altos índices de rating.  ¿Qué nos dice eso de la audiencia colombiana?

C. M.:
De las pocas cosas a las que la gente tiene fácil acceso es la televisión, en una casa, por humilde que sea, mínimo hay un televisor, entonces muchas personas que no tienen acceso a cable o a otras formas de entretenimiento, no les queda más que ver esas producciones. Pero el número de televisores encendidos no prueba el éxito de un programa.

SEMANA: ¿Usted también critica producciones que rescatan la memoria positiva del país como La Selección o El Joe, la leyenda?

C. M.:
No, me parece maravilloso que hagan una novela de Shakira, Rodolfo Llinás o Fernando Botero, nuestras glorias nacionales.Pero no todo puede ser eso, se debe mostrar nuestras realidad sin excesos.

SEMANA: Los protagonistas de la televisión nacional también son hoy los realities. ¿No es suficiente para los colombianos la ficción, que exigimos altas dosis de realidad?

C. M.:
No son sólo los colombianos, la televisión en todo el mundo pide ideas y devora material todo el tiempo. Aunque hay unos peores que otros, los realities deben estar presentes dentro de la variedad que se le puede ofrecer al público.

SEMANA: Muchos niños en Colombia se crían a punta de la televisión. ¿Es una buena o mala mamá?

C. M.:
No es una buena mamá; si la televisión nacional estuviera controlada, si se respetaran los horarios, sería diferente. A las 8 de la noche, cuando los niños están despiertos, muestran cosas terribles y eso, de alguna manera, termina siendo un ejemplo para ellos a pesar de que digan que no. Hay que educar al pueblo también a través de la televisión, pero educarlo no es darle clases, es saber qué se le debe mostrar y cómo.

SEMANA: Ahora el fenómeno de la televisión es Netflix. ¿Tiene una cuenta?

C. M.:
Curiosamente no, pero está haciendo carrera. Se ve como una amenaza para la televisión, pero lo mismo se dijo con la radio y los periódicos. No sé si yo llegaré a verlo, aunque sí sé que nadie detiene el desarrollo tecnológico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.