Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/01/07 11:20

“La cerámica me estaba esperando”: Cecilia Ordóñez

La ceramista colombiana fue nombrada miembro de la Academia internacional de Cerámica. Por primera vez el trabajo con arcilla horneada cuenta con representación oficial de Colombia en esa entidad.

El nombramiento de Cecilia Ordoñez en la Academia Internacional de cerámica es una oportunidad para que se conozca la cerámica artística que se hace en el país. Foto: Guillermo Torres

A sus 66 años Cecilia Ordóñez se ve radiante. Es una rubia de pelo corto, descomplicada y enérgica. Sus ojos se hacen más grandes al saludar y una sonrisa acompaña las respuestas de la entrevista.

Semana: ¿Cómo fue su acercamiento a la cerámica?

Cecilia Ordóñez: Fue por casualidad, como todo lo importante que pasa en la vida. La cerámica me estaba esperando. Vi la exposición de Beatriz Daza (la gran ceramista en la historia de Colombia) y dije “esto es lo que yo quiero”. Empecé a tomar clases con ella en la Universidad Nacional y de ahí en adelante quedé enamorada del barro. A pesar de que nunca había tocado la arcilla, tomé la determinación de que eso era lo mío y fue una decisión acertada porque después de 40 años todavía sigo en esto.


  Obra: Luces y sombras. Cortesía de la artista.

Semana: ¿Hoy en día qué significa para usted trabajar la cerámica?

C.O.: Para mí representa una forma de conocimiento no solamente mía, sino del mundo. Cuando hacemos cosas que tienen que ver con creatividad, estamos resolviendo problemas que nos planteamos y que deben solucionarse. Es una forma de conocerme, de conocer el material, también de ver qué hacen otros ceramistas para conocer otras posibilidades y enfrentar mi obra con la de los demás.

Semana: ¿Qué soluciones ha encontrado en sus procesos creativos?

C.O.: Se trata de retos que quiero resolver. Por ejemplo, ahora estoy trabajando con porcelana, es muy blanca y muy fina. Yo quiero hacer algo muy delgado y el reto está en ver qué tan delgado puedo trabajar para que la porcelana se vea traslucida sin que se rompa. Quiero algo muy delicado pero con suficiente cuerpo para que se pueda sostener.

Semana: ¿En qué momento se convierte en arte una cerámica?

C.O.: Con el pasar de los años el arte ha evolucionado y ahora muchos piensan que el oficio no es importante sino el concepto. Yo creo que son importantes las dos; el concepto es importante para la creación y para la originalidad. Pero sostengo que con cerámica, teniendo claro lo que uno quiere hacer, esta haciendo arte, así tenga oficio, así tenga que manipular un material. Lo que importa es lo que uno quiere resolver y decir a los demás.


Obra: Animales marinos. Cortesía de la artista.

Semana: ¿Cuáles técnicas utiliza?


C.O.:
Hay muchas técnicas, uno se pone el reto y se inventa como lo saca adelante. Lo mejor es no tener técnica sino inventársela.

Semana: ¿Cómo fue el proceso de crear la carrera de cerámica en la Universidad Nacional?

C.O.: Yo fundé la carrera de Cerámica junto con Cristóbal Schlenker, en 1976, a partir del curso que dejó abierto Beatriz Daza. Tomé la iniciativa de enseñar lo que no sabía. Pero la intuición es muy importante, yo experimentaba y trabajaba muchas horas. Eso era lo que enseñaba.

Pero en el 2000 la carrera se acabó porque había personas que consideraban que tenía mucho oficio y que era muy aburridor. También porque los estudiantes querían ser artistas una vez entraban a la universidad sin saber nada. Eran estrellas no se les podía decir qué debían hacer ni cómo hacerlo. Yo entendí que había cumplido mi ciclo en la Universidad Nacional y me fui a vivir a Tenjo. Allá estoy feliz, radiante y dichosa.

Semana: ¿Cree que es importante que este espacio se vuelva a abrir?

C.O.: Yo pienso que la cerámica volverá a tener importancia. Cada día hay más personas interesadas en ella y hay gente que quiere hacerlo.


Obra: Polo Norte. Cortesía de la artista.

Semana: ¿Qué tanto se hace cerámica en Colombia?

C.O.: Se hace, aunque no mucho. Sobre todo se ve cerámica utilitaria y artesanal, más que la artística.

Semana: ¿Qué otros ceramistas colombianos se están destacando?

C.O.: Son varios, en este momento se me viene a la mente Carol Young.

Semana: ¿Qué representa para usted haber sido nombrada miembro de la Academia Internacional de Cerámica?

C.O.: Un reconocimiento a mi trabajo. Una oportunidad para compartir y exponer en el Museo de Diseño de Barcelona, es la primera vez que voy a poder exponer y confrontar mi obra con los grandes ceramistas del mundo. Y también mostrar que en Colombia también se hace cerámica.

Semana: ¿Qué expectativas tiene con su nombramiento?

C.O.: Debo trabajar algo que tenga que ver con la cerámica y la arquitectura que es el tema de exposición en el Museo de Diseño de Barcelona. Una vez tenga algo impactante lo llevaré a Barcelona. Ya estoy trabajando y ensayando. Tengo que pensar bien porque lo que yo hago es tan etéreo que hay que ver cómo se puede integrar a la arquitectura.

Semana: ¿Qué la ha llevado a obtener éxito en su carrera?


C.O.: Soy disciplinada y ordenada. Me la paso en Tenjo, mirando la naturaleza, caminando, leo mucho y trabajo hasta que se me acaban las fuerzas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.