Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/15/2001 12:00:00 AM

Cerca de las estrellas

Durante nueve meses y a más de 4.000 metros de altura el francés Eric Valli filmó la travesía de un pueblo tibetano en ‘Himalaya’, cinta que se estrena la próxima semana en Colombia.

Despues de caminar varias semanas por las altas montañas del Himalaya la caravana se detuvo. El viejo Tinlé, el guía, ante la mirada atenta de los cansados caminantes, esparció sal sobre una hoguera para es- perar la próxima señal de los dioses: si la sal no cruje se avecinará una fuerte tormenta, y si lo hace el cielo estará despejado. Tinlé y las decenas de habitantes de El Dolpo, una villa ubicada a 4.200 metros de altura al noreste de Nepal, están acostumbrados a no dar un paso sin la consulta previa a los dioses. El joven Karma, por su parte, no cree en los designios supremos y emprende su propia caravana, convencido de que su juventud es suficiente para completar la migración anual que los tibetanos hacen con el único fin de intercambiar grandes cantidades de sal por otros alimentos. Las dos caravanas, los dos caminos y la rivalidad entre Tinlé y Karma por retar o no a los dioses es el eje de Himalaya, película dirigida por el francés Eric Valli que se estrenará la próxima semana en Colombia. Valli quiso mostrar las costumbres y las tradiciones de una de las regiones más antiguas de Nepal: El Dolpo. De allí que la cinta tenga cierto carácter documental pues la mayoría de los personajes se interpretan a sí mismos. Es el caso de Tinlé, uno de los mejores amigos de Valli, quien en realidad es un yapka, es decir, un líder de su comunidad, que se convierte en el protagonista de la historia. El director tomó su testimonio y el de Norbu, un joven lama que había permanecido toda su vida en un monasterio. Norbu, en la película, se convierte en el hijo de Tinlé y lo apoya en la dura travesía de transportar la sal desde las altas mesetas hasta las planicies del bajo Nepal. El rodaje se llevó a cabo entre 4.000 y 5.000 metros de altitud y exigió superar todas las incomodidades y los riesgos que implicaba permanecer allí durante nueve meses. Para los tibetanos El Dolpo es conocido como “el valle más escondido e incomunicado”. Allí, donde cae la nieve durante seis meses del año, viven cerca de 5.000 personas, que conservan los ritos de la secta budista Nyingmapa, convencidos de que seres espirituales animan a la naturaleza para perjudicar o no al hombre, “los caprichos de la naturaleza son los caprichos de los dioses”. El interés de Valli era acercarse a este aspecto de sus vidas. En ningún momento quiso inmiscuirse en la ocupación China al Tíbet ni en el exilio del Dalai Lama, su máximo líder. “Yo he escogido no hablar acerca de la política. Otros directores y otros escritores lo han hecho. Yo sólo quise mostrar la vida de estos nativos, sus debilidades, su belleza y su humanidad”, dijo Valli una vez terminó el rodaje. El, al lado de los jóvenes lamas, se preocupó más por saber que para ellos el Dalai Lama es la reencarnación de un espíritu en un cuerpo nuevo y que ese “renacer” toma 49 días, tiempo en el que un monje debe leer ante el cadáver, o ante una fotografía del difunto, El libro de los muertos, texto que le va relatando a esa persona todos los budas que encontrará en su ‘reino intermedio’. El oráculo dirá a los sabios cuál niño, recién nacido, es el encargado del albergar ese espíritu. La película, además, cuenta con personajes como Pema, hija de Tinlé, y Passang, hijo de Pema, cada uno con su propio drama y su particular visión de la travesía que han emprendido. Sin duda esta película, nominada al Premio Oscar como mejor película extranjera en 2000, será uno de los grandes estrenos del año. Un gran esfuerzo más de los distribuidores independientes, quienes en los últimos meses se han empeñado en acercar al público colombiano a las producciones cinematográficas de otros continentes. El valor de la cinta se puede resumir en la conclusión de Norbu: “Teníamos que hacer este filme como un testimonio antes que la tradición se derritiera y desapareciera tal como la nieve lo hace bajo el sol”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.