Domingo, 22 de enero de 2017

| 2003/06/29 00:00

Cerca de la libertad

Esta historia verdadera, sobre tres niñas mestizas que escapan del gobierno australiano de 1931, resulta tristemente relevante.

Tres niñas aborígenes, Molly, Daisy y Gracie, escapan del orfanato en donde han sido encerradas por autoridades blancas "para que se conviertan en seres humanos como nosotros"

Director: Phillip Noyce
Protagonistas: Everlyn Sampi, Tianna Sansbury, Laura Monaghan, David Gulpilil, Ningali Lawford, Kenneth Branagh.

Las ultimas imágenes de este drama inmejorable nos recuerdan que fueron seres humanos como nosotros, con hambre y esperanzas de volver hasta sus casas, los que sobrevivieron a los horrores de ese viaje de miles de kilómetros junto a una interminable cerca de púas y soportaron durante todas sus vidas las consecuencias de una escalofriante teoría una más- diseñada por personas comunes y corrientes. Ocurre en Australia en 1931. El director de la oficina para la protección de la población aborigen, el señor A. O. Neville, ha convencido al gobierno de que lo mejor que se puede hacer, si se quiere obrar de conformidad con los deseos de Dios, es separar a los niños mestizos de sus familias y llevarlos a un orfanato con apariencia de campo de concentración para que algún día puedan convertirse en empleados del servicio o en esposas abnegadas. "Hay que salvar a los nativos a pesar de ellos mismos", dice el señor Neville: "En un par de generaciones, si siguen cruzándose con blancos, llegarán a convertirse en seres humanos como nosotros".

Es por eso, porque aspira a conseguirse la redención de los pobres aborígenes, que aquellas tres niñas mestizas, felices habitantes de la villa de Jigalong, han sido secuestradas por las autoridades y forzadas a vivir en el orfanato de Moore River. Nadie, ni las monjas severas ni los vigilantes despiadados, se ha atrevido a considerar la posibilidad de que a Molly, Daisy y Gracie, las inolvidables protagonistas de Cerca de la libertad, les tengan sin cuidado los valores cristianos y les interesen muy poco las costumbres vacías de los blancos. Cuando las niñas escapan del hospicio, y emprenden un emocionante viaje de regreso hasta sus madres, muy pocos pueden creer lo que está sucediendo. El mismo cazador de fugitivos, Moodo, infalible a la hora de capturar a quienes tratan de huir del albergue, parece sentirse orgulloso y conmovido ante la astucia de las prófugas.

Cerca de la libertad, basada en hechos reales que Doris Pilkington, la hija de Molly, convirtió en una novela, es una importante declaración de principios, cierto, pero también es una maravillosa historia de suspenso. La música de Peter Gabriel subraya la angustia de las desertoras y la infinitud del mundo al que se enfrentan sin la ayuda de nadie. Las actuaciones de todos los intérpretes sorprenden por su precisión y su sensibilidad. Y la cámara de Phillip Noyce, el gran director de El americano, logra concentrarse en los detalles del vía crucis de las tres niñas, en los momentos determinantes de su fuga, a pesar de la tentación que suponían los extraordinarios paisajes australianos y el racismo involuntario de casi todos los personajes de la narración. Todo está dado, en fin, para que este relato valiente se convierta en la verdadera "película de vacaciones": la única que le dice la verdad a todo el mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.