Domingo, 21 de septiembre de 2014

| 2013/09/21 01:00

Cinco años sin Foster Wallace

La tarde del 12 de septiembre de 2008 el escritor norteamericano David Foster Wallace le escribió una carta a su esposa, fue al patio de su casa, se subió a una silla y se colgó.

Cinco años sin Foster Wallace

La tarde del 12 de septiembre de 2008 el escritor norteamericano David Foster Wallace le escribió una carta a su esposa, fue al patio de su casa, se subió a una silla y se colgó. Unos meses antes había dejado de tomar Nardil, el medicamento que lo ayudó a sobrellevar durante 22 años la depresión atípica que padecía. Tenía 46 años y era reconocido como profeta de una nueva narrativa que renovó la literatura anglosajona. 

Wallace escribió ensayos, cuentos y novelas. En estos abordó todo tipo de temas: el deporte, la política, la televisión, la pornografía, las matemáticas y la filosofía. Fue un severo crítico de la cultura de masas y del mundo hiperconsumista. Su novela La broma infinita (1996) lo convirtió en uno de los escritores más destacados de su generación. Este año se publican dos libros que lo recuerdan: Todas las historias de amor son historias de fantasmas (Debate), una biografía escrita por D. T. Max, periodista de la revista The New Yorker, y En cuerpo y en lo otro (Mondadori), una colección de artículos que viene a completar su obra ensayística.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×