Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2002/12/01 00:00

Cine para quedarse

Ricardo Silva Romero, comentarista de cine de SEMANA, explica, película por película, por qué vale la pena estar pendiente de los estrenos de este diciembre y advierte que los del próximo año prometen ser aún más interesantes.

Cine para quedarse

No es facil suicidarse cuando uno es fanático del cine: las películas que vienen suelen ser razones contundentes para quedarse en el mundo. Este diciembre, para no ir muy lejos, por fin veremos la penúltima comedia de Woody Allen, El beso del escorpión, que es otra pequeña obra maestra; seremos testigos del emocionante retrato que la actriz Salma Hayek y la directora Julie Taymor han hecho de la pintora Frida Kahlo; tendremos que olvidar nuestro cinismo para ser parte de los universos de James Bond, Harry Potter y Froddo Baggins, y nos sentiremos menos inteligentes que los demás cuando veamos Hable con ella, porque, claro, de nuevo no entenderemos qué es lo que les fascina de las historias deformes de Pedro Almodóvar.

Ya no es tan fácil irse de Colombia a finales de año. Y, para decir verdad, la situación del país es lo de menos: lo que importa es que, si nos vamos por mucho tiempo (hasta finales de enero, por ejemplo), correremos el riesgo de perdernos la esperadísima tragedia de Martin Scorsese, Bandas de Nueva York, que lleva más de un año en la sala de montaje; descubriremos que ya sólo una o dos salas proyectan el nuevo clásico del evasivo David Lynch, Mullholand Drive, que como las cintas de Moebius no tiene principio ni final; tendremos que soportar las descripciones, hasta el más mínimo detalle, de la comedia de moda en Estados Unidos y Europa, La boda griega, que se ha hecho famosa por sus divertidas frases célebres ("hay dos clases de personas: los griegos y los que darían cualquier cosa por haber sido griegos") y, sobre todas las cosas, porque sólo costó cinco millones de dólares y hasta hoy ha recaudado 230.

El primer filme del dogma danés dirigido por una mujer, una persecución de la vida real dirigida por Steven Spielberg y un musical de gángsteres protagonizado por Renée Zellwegger y Catherine Zeta-Jones: sí, lo mejor es quedarse. He aquí una guía para entender todas las películas que vienen. Y, de paso, una serie de razones para quitarse la vida más tarde, mucho más tarde, quizás hasta el 24 de marzo del próximo año, cuando las producciones favoritas para los premios Oscar estén en todos nuestros teatros y comiencen a aparecer, uno a uno, los cortos de los monstruos, los héroes y las segundas partes que nos invadirán las siguientes vacaciones

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.