Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/7/1987 12:00:00 AM

CINTAS CON GLAMOUR

Quince películas muestran a los colombianos el nuevo cine francés.

Durante muchos años y gracias a la injusta indiferencia de los teatros colombianos con el cine francés, éste ha sido sinónimo de mujeres lánguidas y sucias, amantes suicidas, calles angostas en un París lleno de gatos y rameras, ladrones, aventureros, panaderos y estafadores, interpretados por actores como el desaparecido Lino Ventura, Jean Paul Belmondo, Charles Vanel, Charles Boyer, Alain Delon, Romy Schneider y Simone Signoret, entre otros, quienes con el tiempo han dado paso a esta nueva generación encabezada por Depardieu, Miou Miou, Isabelle Adjani, Isabelle Hupert y otros más, bajo la dirección de jóvenes en quienes la influencia de los maestros norteamericanos ha sido y seguirá siendo decisiva. Sobre todo en las películas de acción, ya que la fórmula erótica y amorosa sigue siendo francesa, con olor a pan, cebollas y sábanas sin cambiar.
El festival de cine francés que comenzó este fin de semana en Bogotá, y que seguirá durante los próximos días en otras ciudades, sirve a los espectadores colombianos para comprobar que aunque muchas cosas están cambiando en esa industria, la contemplación de ciertos conflictos familiares es más cínica y más dura y el humor más anárquico; afortunadamente el cine francés sigue siéndolo más que nunca, con su estilo analítico, su aparente despreocupación ante ciertos códigos morales y sobre todo, con su detenimiento ante ciertos elementos de la vida cotidiana, con ese toque sutil que distingue a cualquier película francesa aunque esté doblada.
Dentro de esta muestra organizada por la Embajada y la Alianza Francesas, hay historias, personajes y situaciones para todos los gustos: la encerrona polaca analizada por Andrej Wajda con personajes de la Revolución Francesa en "Danton"; el humor de un director como Francis Weber y un cómico como Pierre Richard en "Los fugitivos" y " Los compadres"; el cinismo de un Philipe Noiret convertido en un inspector tramposo en "les Ripoux", de Claude Zidi; el diletantismo insoportable de Jean-Jacques Beineix en "La luna en el arroyuelo" sobre una novela negra de David Goodis; la belleza plástica de una fábula como " Los errantes del desierto" del tunecino Nacer Khemir; el ascetismo bressoniano de Alain Cavalier y su drama "Teresa", auténtica obra maestra; el regreso de un maestro como Jean Pierre Mocky con "El milagro" o la presencia de realizadores poco conocidos en Colombia como Benoit Jacquot con "Corps et biens", Pierre Jolivet con "El complejo del canguro", Oliver Assayas con "Desorden", Edouard Niermans con la polémica e incitante "Polvo de ángel" o Luc Besson con "Subway", protagonizada por Isabelle Adjani y Christopher Lambert. En esta muestra, curiosamente, ha sido incluída una comedia ya estrenada comercialmente aquí "Tres hombres y un biberón", dirigida por una mujer, Coline Serrau, una de las películas más taquilleras en mucho tiempo, tanto, que productores norteamericanos le han financiado una nueva versión, a la americana, de los enredos de estos tres solteros con un bebé abandonado a su puerta.
Son quince películas que incluyen casi todos los géneros y aunque no están los grandes maestros (Alain Jessua, Godard, Rohmer, Chabrol, Demy, Lelouch, Tanner, entre otros), el espectador, si logra desarrollar el don de la ubicuidad, alcanza a conocer los planteamientos duros y exigentes de un Andrej Wajda (de quien originalmente venía "Un amor de Alemania"), los juegos visuales de Beineix (el mismo de "Betty Blue"), el humor simplista de Weber o los laberintos de Niermans. Es otra mentalidad, otra forma de mirar el amor, el sexo, la amistad, la muerte y la risa. Es otra manera de contar historias que, en el fondo, nada tienen que ver con estos países subdesarrollados.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.