Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1997/04/07 00:00

CLAROSCURO

Esta melodramática historia de un prodigioso pianista australiano es una de las sorpresas de los Oscares.

CLAROSCURO

Dirección: Scott Hicks
Protagonistas: Geoffrey Rush, Armin Mueller-Stahl, Noah Taylor, Lynn Redgrave, John Gielgud.
Quizás esta película no habría llamado tanto la atención si no fuera porque se trata de la historia verídica de un superdotado pianista australiano quien, luego de sobreponerse a sus traumas mentales, surgió de sus cenizas como el ave fénix para cautivar al mundo con sus interpretaciones. Se llama David Helfgott y a los seis años ya daba muestras de ser un prodigio al piano. Llevado de la mano de su padre, un músico obsesionado con la posibilidad de que su hijo se convirtiera en un fenómeno mundial si seguía sus rígidos consejos, David descrestó desde temprana edad a los miembros de las academias musicales australianas. Pero el enorme peso de su padre, protagonizado espléndidamente por Armin Mueller-Stahl, lo llevaron a un estado de introspección inconcebible para un muchacho tan joven. La frustración de no contar con el apoyo paterno en sus estudios en Londres, marcaría para siempre su vida. Ese sentimiento de amor-odio por la figura de su progenitor, terminaron por hacerle la vida imposible. Después de demostrar en su juventud sus inspiradas virtudes interpretativas, terminó sumido en una descomunal depresión. Claroscuro (Shine)narra no sólo las circunstancias sufridas por Helfgott en su trance, sino las de su recuperación. Tanto que la película le ha servido para revitalizar su carrera y luego de vender millones de copias de la banda sonora ejecutada por él, ha emprendido una gira de conciertos que probablemente culmine con una presentación en la noche de los Oscar. El actor Geoffrey Rush, en el papel de David, realiza una interpretación de esas que les gustan a los miembros de la academia. Incluso es uno de los favoritos para llevarse la estatuilla al mejor actor. Pero aunque la historia por sí misma y la caracterización de Rush sean dos buenas virtudes, Claroscuro posee el vicio cinematográfico del efectismo, del melodrama impostado y poco profundo. Aún así, no cabe duda de que Claroscuro es uno de los mayores atractivos de la temporada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.