Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/2014 10:00:00 PM

Climas

Esta película peruana, compuesta de tres segmentos, examina la vida de tres mujeres, en diferentes etapas de su vida, con una sutileza a veces excesiva. ***

País: Perú
Año: 2014
Director: Enrica Pérez
Guion: Enrica Pérez y Matías Vega
Actores: Claudia Ruiz del Castillo, Fiorella de Ferrari y María Unocc
Duración: 84 min

Las tres zonas de Perú donde sucede esta película tienen paisajes muy hermosos y muy diferentes, aunque hay una sensibilidad común en la manera como se relacionan las protagonistas de sus tres episodios, como si un espíritu sobrevolara selvas, costas y montañas tomando posesión de la gente. Se trata de una cierta parquedad, una resequedad, una reticencia por parte de estas personas de decir las cosas, lo que genera silencios llenos de posibles significados, que no se definen.

Son tres historias de mujeres en distintas etapas de la vida que ofrecen una visión dispersa de las vidas posibles en el Perú actual, unidas por ese espíritu opresivamente melancólico que no parece dejarlas en paz.

La primera historia —y la más fuerte de las tres— sucede en un pueblo de la selva y sigue a Eva (Claudia Ruiz del Castillo), una muchacha muy bonita, que está pasando sin tenerlo muy claro por la frontera que separa la niñez de la adolescencia, llevando encima una sexualidad naciente que no maneja.

La segunda tiene lugar en Lima, en una casa moderna y elegante, todo ventanas,  cortinas y ángulos rectos que se ven tristes bajo un horizonte opresivamente gris. Allí, Victoria (Fiorella de Ferrari) vive acomodadamente con su marido con quien está intentando tener hijos, aunque la atormenta un evento del pasado.

Y la tercera sigue a una anciana campesina (María Unocc) que habla quechua y vive en unas montañas hermosamente áridas y amarillas. A su vida sin tiempo llega un hijo que acaba de salir de prisión.
En su primer largometraje, la directora Enrica Pérez navega cada uno de estos dramas con sutileza y un cuidado a veces excesivo. Es como si la información que conocen sus personajes fuera un tesoro que deben guardar celosamente, como si se fuera a esfumar en caso de compartirse libremente.

Para complementar este déficit de información sobre el pasado, Pérez muestra a sus personajes echándose mutuamente miradas largas y cuestionantes que no llegan a convertirse en preguntas, para dejarnos a los espectadores dudando sobre el significado de lo que vimos.

¿Qué hizo el hijo de la anciana para terminar en prisión? ¿Qué le pasó a la elegante mujer limeña tiempo atrás para que siga tan atormentada? La relación de estos personajes con su pasado no se hace explícita ni se resuelve y la película se contenta con mostrarnos la superficie de estas personas atribuladas. El resultado es extrañamente insustancial.

La primera historia es la que resulta menos afectada por esta falta de información porque el drama está en el presente de los personajes. Hay un tío que visita la casa de Eva y la dinámica de estos dos personajes, sin las distracciones de un pasado amenazante pero indefinido, captura de manera convincente el drama, la confusión y emoción de esta niña y su paso a ser mujer. Ahí queda claro que Pérez no necesita de una historia escabrosa y sumergida para ser efectiva.

Con una fotografía muy hermosa y excelentes actuaciones Climas habría sido más efectiva siendo un poco menos sutil.

Cartelera **** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala

Los juegos del hambre: Sinsajo parte 1 ***

La primera parte del final de Los juegos del hambre se dedica a mostrar la opresividad del régimen del Capitolio.

Magia bajo la luz de la luna ***

Lo nuevo de Woody Allen es un ejercicio simpático y poco sustancioso sobre un mago escéptico, experto en desenmascarar médiums falsas.

Un hermoso domingo ***

Un hombre y una mujer que se acostumbraron a llevar vidas itinerantes se ven obligados a enfrentar hechos de su pasado.

Caminando entre tumbas **

Liam Neeson continúa encarnando matones melancólicos en esta historia de un expolicía que debe hallar unos secuestradores de muchachas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.