Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/25/1996 12:00:00 AM

COLLINS BAILA CON LA LUZ

Phil Collins regresa a sus canciones rítmicas con un nuevo álbum llamado 'Dance into the light', en el que se hacen presentes influencias caribeñas y africanas.

Tres cosas importantes han acontecido este año en la carrera de Phil Collins. La disolución de Genesis, el grupo que lo lanzó a la popularidad a mediados de los años 70 y con el que cosechó grandes éxitos durante las últimas dos décadas. Por otro lado, y siguiendo su afición por el jazz, conformó la Phil Collins Big Band, una gran orquesta de 40 músicos, dirigida por el genial Quincy Jones y que contaba con la colaboración del famoso crooner Tony Bennet, con la que realizó una decena de presentaciones en Inglaterra el pasado mes de julio y en la que adaptó a ese formato algunos temas de su repertorio como solista y del desaparecido grupo. Finalmente está la aparición de su nuevo álbum, Dance into the light, publicado oficialmente la semana anterior. Phil Collins se ha preciado de ser una de las figuras más activas y más queridas en la escena de la música moderna tanto como músico, vocalista, productor o actor. Recientemente estaba dedicado a componer la banda sonora del futuro proyecto cinematográfico de Walt Disney en su versión animada de Tarzán y a los detalles finales de lo que es el séptimo álbum de su carrera, que incluye uno grabado en concierto. En 1993 Collins publicó Both Sides, el más intimista de sus trabajos, grabado en su casa y compuesto por una colección de baladas de sencilla elaboración. "Fue un álbum reflejo de lo que era en ese momento. Me sentía triste y aunque creo que es el mejor disco que he hecho, el tono de las canciones era muy triste. Al escuchar mi nuevo disco la gente dirá que recobré mi sentido del humor aunque en realidad creo que no he cambiado mental ni físicamente". Dance into the light se distingue justamente por el amplio contraste que marca con ese Both Sides. El aspecto baladístico está aquí perdido y en su reemplazo hay una buena selección de canciones rítmicas, un álbum equilibrado entre algunas aproximaciones a ritmos caribeños o africanos y temas melódicos sencillos. "Este trabajo se gestó durante la gira del año anterior en una época en la que estuve escuchando mucha música de Youssou N'Dour y otras cosas africanas y algún material clásico como los Beatles o Bob Dylan. Cuando me di cuenta, lo que estaba escribiendo se inclinaba más por el aspecto rítmico". Phil Collins ha vuelto con una grabación que, manteniendo los elementos que han hecho sus discos anteriores, permite ver cosas nuevas que la hacen atractiva. Canciones como Just Another Story y Oughta Know By Now dejan sentir una cadencia densa y envolvente. Wear my Hat, Take Me Down y That's What You Said gozan de energía y una fuerza rítmica que las hace alegres, mientras The Same Moon y No Matter Who You Are son la parte suave, aunque más en el formato de la balada rítmica. Finalmente están temas como Dance into the light o Lorenzo, en los que se dejan sentir esos aires caribeños y africanos. El cierre de este disco compuesto por 13 canciones lo hace una versión en el mejor estilo de Collins del clásico de Bob Dylan, The Times They Are A-Changing, que aquí gana un ambiente bastante británico y que completa un álbum que no podía ser menos en la carrera de uno de los músicos de rock más populares de las últimas dos décadas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?