Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/23/2014 12:00:00 AM

Colombia cansada de que los ‘gringos’ la llamen Columbia

'The Wall Street Journal' promueve que se escriba correctamente el nombre de nuestro país.

El prestigioso diario estadounidense está convencido de la importancia que tiene el español, no en vano es uno de los idiomas más hablados del mundo. Por eso, como una reivindicación con Miguel de Cervantes Saavedra y con Colombia, el diario se une a la campaña “It’s Colombia, not Columbia”.

Desde hace más de un año Carlos Pardo ayudó a crear la campaña #itscolombianotcolumbia cansado de ver como personas y hasta medios de comunicación se referían al país como Columbia. Ahora, cada vez que se ve este error en redes sociales, se les responde haciéndoles esa sencilla aclaración.

“Acabo de arribar a Columbia. En camino a mi hotel”, escribió Paris Hilton el año pasado cuando visitó Bogotá para inaugurar su tienda de bolsos en el centro comercial Unicentro. Pero antes de que abandonara el aeropuerto, un grupo de personas de forma respetuosa le dijo: “¡Paris, es Colombia, no Columbia!”, e inmediatamente la diva de la cadena hotelera corrigió su tuit.

Este mismo error lo han cometido marcas como Virgin Mobile y Lufthansa y personalidades como Ozzy Osbourne y Justin Bieber. “Los colombianos están cansados de que no sepan escribir ni pronunciar el nombre de su país. Por eso, miles de orgullosos colombianos luchan en redes sociales por corregir este error tan común entre quienes hablan inglés”, relata The Wall Street Journal.

Los estadounidenses y canadienses se confunden ya que muchos lugares y marcas incluyen la palabra Columbia, por lo que asumen que el país se escribe y pronuncia igual. Existe la Universidad de Columbia, la marca de ropa deportiva Columbia, o la misma capital estadounidense se encuentra en el distrito de Columbia.

Cada vez que en redes sociales se encuentra la palabra Columbia refiriéndose al país sudamericano, se utiliza #itscolombianotcolumbia para que quien cometió el error se sienta avergonzado y corrija su equivocación. De esta manera los colombianos han "hecho sentir mal" a grandes compañías y celebridades.

Pero el error es tan gigante que hasta presidentes estadounidenses lo han cometido. En 1973 Richard Nixon le dio al país una roca lunar recogida por el Apollo 17 y junto con ella entregó una placa para el Planetario Distrital, en la cual se lee: “Presentada a la gente de la República de Columbia. Richard M. Nixon”.

Carlos Pardo, ejecutivo de medios digitales y cocreador de #itscolombianotcolumbia le dijo al periódico estadounidense que el objetivo no es insultar a quienes se equivocan, “No andamos diciendo idiota, ¡corrígelo! Simplemente les decimos, 'querido: es Colombia, no Columbia’”.

Los medios estadounidenses también se equivocan con frecuencia. Grandes canales anunciaron el abierto de tenis en Bogota- “Columbia” y así sucede con muchas otras noticias sobre el país.

Colombia y Columbia significan básicamente lo mismo: “Tierra de Colón” en honor al explorador Cristóbal Colón, pero por ser Colombia un país de habla española decidieron conservar el apellido del explorador en ese idioma, además que el apellido original en italiano es Colombo, es decir, también presenta la ‘o’ en lugar de la ‘u’.

Por eso los colombianos hacen énfasis en que se pronuncie el nombre de su país de la manera correcta. Junto con esto, también se aprovecha para reclamar otro tema igual de importante: que el país no merece ser relacionado solo con cocaína y que debe reconocerse que de él han salido grandes figuras como Gabriel García Márquez, Shakira y Fernando Botero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.