Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/01/14 19:23

El camino de ‘El abrazo de la serpiente’ hacia la cima del cine mundial

Además de la calidad cinematográfica, hay un conjunto de esfuerzos que llevaron esta cinta a los premios Oscar. Así fue el proceso.

Ciro Guerra tiene 34 años y nació en Río de Oro, Cesar. ‘El abrazo de la serpiente’ es su tercer largometraje Foto: Juan Carlos Sierra

Este jueves el presidente Juan Manuel Santos se dirigió al cineasta Ciro Guerra con emotividad. Algo grande había pasado. “Para mí, como presidente, pero sobre todo como cineísta, como promotor del cine y como colombiano, me hace sentir muy orgulloso este gran triunfo, que es un triunfo para todo el país. Un triunfo de Ciro Guerra, por supuesto, de su gran talento y un triunfo para el cine colombiano, que hemos querido promover por todos los medios posibles. (...) Lo felicito de todo corazón”.

Santos sabía que el director de la película El abrazo de la serpiente, cinta que hoy pone el nombre del país a sonar al competir por la estatuilla a Mejor película extranjera en los premios Oscar, alcanzaba un logro histórico.

Por su parte, el Guerra contestó: “Presidente, de nuestra parte nosotros estamos muy agradecidos por el apoyo que desde su Gobierno y desde su gestión anterior le ha venido haciendo al cine colombiano". Añadió: “Creo que esto demuestra que cuando se le apuesta al talento del país, las cosas se dan. La Ley del Cine es un ejemplo a nivel internacional de cómo gestionar el apoyo de una manera transparente y de una manera que permita crecer la cinematografía”.

Los recursos que hubo detrás


Y es que detrás de este logro hay mucho trabajo más allá del artístico, que sin duda es sobresaliente. Gracias a la Ley de Cine 814 de 2003, El abrazo de la serpiente contó con 1.300 millones de pesos en estímulos tributarios, y 780 millones de pesos del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC) en las modalidades de Desarrollo y Producción de Largometrajes en el 2011.

La película, además, fue beneficiaria del programa Ibermedia, apoyado por el Ministerio de Cultura, en las modalidades de desarrollo y producción, para las que obtuvo 110.000 dólares. Se calcula que en total la película costó cerca de 1,4 millones de dólares.

Pero ni arte ni recursos lo pueden todo; hay que lograr convencer y conmover. En septiembre del 2015, los miembros de la Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas de Colombia decidieron por votación que El abrazo de la serpiente fuera puesta a consideración de los miembros de la Academia de Estados Unidos, encargada de entregar el Óscar. Sólo se acepta una película de cada país y esta fue la carta que bien jugó la Academia colombiana.

Desde ese momento, una fuerte campaña de relaciones públicas y lobby se hizo en Estados Unidos para que los más de 6.000 miembros de la Academia de Hollywood la preseleccionaran. Hubo inicialmente un filtro tras el que quedaron 80 películas. Luego de la segunda preselección quedaron nueve, que se anunciaron una semana antes de los nominados.

Y ahora, este jueves, desde Hollywood, se conoció el grupo definitivo de las cinco cintas nominadas a la categoría Mejor película de habla no inglesa. Las nominadas son: El abrazo de la serpiente, de Ciro Guerra (Colombia), Mustang, de Deniz Gamze (Francia), A War, de Tobias Lindholm (Dinamarca), Theeb, de Naji Abu Nowar (Jordania) y Son of Saul, de László Nemes (Hungría).

“La academia solo transmite la película una vez. De ahí en adelante hay que hacer un esfuerzo diario e incansable para lograr que tenga visibilidad”, señala Claudia Triana, directora de Proimágenes. Ese trabajo de lobby es el que puede definir esta última etapa de la carrera por la estatuilla.

A lo largo del año el filme ha obtenido diferentes reconocimientos, como el Art Cinema Award a mejor película, considerado el premio más importante en el marco de la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes, así como cuatro galardones en los Premios Fénix del cine Iberoamericano, incluyendo la categoría de Mejor Director.

Arte, historia y esfuerzo

Para Ciro Guerra, parte del éxito de la película radica en que “tocó una fibra”. Las pocas críticas negativas que tiene el filme se deberían a que este “acerca al espectador al conocimiento de lo tradicional y a otra forma de ver la vida. Hoy la gente está en una búsqueda espiritual y esta película la acerca mucho”, según dijo Guerra a SEMANA en una reciente entrevista.

Para Cristina Gallego, productora de la película y pareja de Ciro Guerra, el éxito radicó fundamentalmente en “ser siempre muy críticos y nada complacientes con lo que hacíamos”.

Y el misticismo de la historia se suma a las condiciones que los desafiaron a recrearla. El abrazo de la serpiente se filmó en el corazón del Vaupés amazónico. En medio de insectos, lluvias y aguas. En unas condiciones en las que muy pocas veces se logra semejante calidad cinematográfica y en un lugar que para muchos aún es un enigma cargado de magia.

Se puede decir que entre los ingredientes que lograron llevar a esta película a los Óscar está la originalidad y el cuidado en un guión de un tema poco explorado, la calidad cinematográfica y fotográfica, el apoyo de las instituciones públicas y privadas, y la estrategia de visibilización y lobby que se hizo ante la Academia de Hollywood. Eso sin contar con la suerte que siempre se requiere. Todo se unió para llegar a este histórico momento.

“Esta es una noticia que llena de satisfacción. Es la evidencia de que las cosas se están haciendo bien. El gran reto ahora es que los colombianos asistan a las salas y que cada día nos sintamos más orgullosos de nuestro cine”, concluye Claudia Triana.

A partir de mañana y hasta el próximo miércoles, la cinta de Ciro Guerra se exhibirá en 27 salas de Cine Colombia del país. Hasta el momento se calcula que 120.000 personas la han visto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.