Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/30/1998 12:00:00 AM

CON AROMA DE CAFE

El nuevo libro del acuarelista Fernando Turk Rubiano esta dedicado a las haciendas cafeteras.

Fernando Rubiano es un arquitecto que cambió el trazo rígido de los planos por el refrescante dulzor de la acuarela. Considerado a sí mismo como acuarelista de profesión, Türk ha dedicado buena parte de su vida a recrear a Colombia con el pincel, algunas veces retratando en acuarela el patrimonio arquitectónico nacional, como en el voluminoso proyecto editorial que le valió los aplausos en el Festival Internacional de Biarritz, Francia; otras, simplemente, captando los ángulos más especiales de sus pueblos, como en uno de sus últimos libros, Los pueblos del café.
Precisamente este fue el punto de partida de su proyecto más reciente. Se trata del libro Las haciendas del café, una lujosa edición en pasta dura e impecable impresión, que da cuenta de su talento para inmortalizar la arquitectura cafetera en acuarela, con todo su encanto y romanticismo.Acompañado de una juiciosa investigación sobre las haciendas sempiternas de Antioquia, Boyacá, Caldas, Cauca, Cundinamarca, La Guajira, Magdalena, Nariño, Quindío, Risaralda, Santander, Tolima y Valle, el libro traza un hermoso recorrido visual por más de 20 fincas, todas ellas dedicadas al tradicional oficio de la producción cafetera.Si Benjamín Villegas ha hecho de sus libros fotográficos un arte, Türk Rubiano está demostrando que el arte también sirve como testimonio histórico del patrimonio arquitectónico colombiano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.