Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/1989 12:00:00 AM

Con sabor a tierra

Yeso, fibras y acrílico, la mezcla clave en la obra de Tutua Boshell.

Si hay algo que caracterice a los pintores colombianos, es su creatividad para encontrar nuevos materiales que les sirvan como vehículo de expresión. Aunque no siempre logran conjugar acertadamente el medio que utilizan y la idea a expresar, es indudable que hay una constante búsqueda de materiales y mucha imaginación en sus combinaciones. En este aspecto, la obra de Tutua Boshell es de gran interés, especialmente porque ese trabajo de experimentación con sustancias como el yeso y la tela está íntimamente ligado con el universo que quiere expresar. Eso queda claro en los cuadros que, desde el próximo 6 de abril, expondrá en la Galería Iriarte de Bogotá.

De entrada, lo que se encuentra es una serie de obras que remiten a la infancia, una infancia marcada por la tierra y los materiales rudos del campó. Es la presencia de lo telúrico con toda su carga emotiva, que lleva a la artista a expresar sensaciones antiguas. Es un lenguaje abstracto en el que el yeso, la caseína y las telas burdas (como la gasa) se mezclan con el óleo y el acrílico, y se superponen al lienzo.
Así también, el color --o la casi ausencia de éste-- tiene su razón de ser. Son tonos ocres, los de la tierra, que recorren todos los cuadros. Aparentemente hay una monotonía, pero las sutiles diferencias entre un tono y otro hacen de la obra un todo armónico, alejado de cualquier estridencia. Por ejemplo, en "La oruga" la mezcla entre el color y los materiales, entre el ocre y las telas superpuestas recuerda la huella que el animal deja en la tierra.

La manera como están cortadas las piezas de gasa deshilachada que están pegadas al lienzo y su disposición dentro del cuadro, reflejan un marcado interés por lo geométrico. Pero este no es en sí mismo un fin para la artista, sino un pretexto para transmitir la idea de orden que subyace en la naturaleza que quiere recrear. Y de esa naturaleza, lo que más le interesa a Tutua Boshell es la textura.

Se trata de una obra interesante y novedosa, y de una artista que tiene aún mucho por hacer. Está en pleno despegue y de lo que haga de ahora en adelante depende que su obra se consolide.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.