Sábado, 21 de enero de 2017

| 2001/10/29 00:00

Conocer a Cartagena

La guía Elarqa de Arquitectura, dedicada al centro histórico de Cartagena, interesa por igual a expertos y visitantes.

Conocer a Cartagena

Cartagena de Indias atrae cada vez a más gente, no tanto por sus playas como por su excepcional arquitectura que, a pesar de décadas de abandono y varios atropellos significativos contra sus murallas y edificaciones, ha logrado preservarse en buena medida.

El centro histórico de la ciudad, que muchos ven como un recinto colonial, es en realidad un conglomerado de edificaciones militares, religiosas y civiles de diversas épocas, así como de restauraciones e intervenciones posteriores de muchos de sus edificios, algunas afortunadas, otras no tanto. En Cartagena convive la austeridad de la arquitectura colonial y republicana con las fachadas mucho más ornamentadas —propias de los edificios de comienzos del siglo XX—, intentos posteriores de arquitectura ‘neocolonial’ y obras contemporáneas, como la casa de Gabriel García Márquez, que diseñó Rogelio Salmona.

Una guía de arquitectura que sea de interés tanto para expertos en el tema como para simples viajeros no es un reto fácil de sortear. Esta publicación, ilustrada con fotografías, mapas, planos y dibujos de fachadas de la mayor parte de los edificios, trae textos del investigador Alberto Escobar, quien explica de manera rigurosa y clara la historia de la ciudad y también de cada una de las obras reseñadas. La guía se divide en tres grandes capítulos: ‘Arquitectura militar’, ‘Ciudad amurallada’ y ‘Getsemaní, Cabrero, Popa’. Una serie de planos permiten ubicar con facilidad cada uno de los 73 edificios reseñados y una bibliografía facilita a los interesados ahondar más en el tema de Cartagena.

El libro forma parte de una nueva colección (se anuncia un segundo tomo dedicado al centro de Bogotá) editada por Dos Puntos, de Uruguay, y Ediciones Gamma, de Colombia. La idea del proyecto Elarqa nació hace 11 años en Uruguay y su primer tomo, dedicado a Montevideo, se publicó en 1994.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.