Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2003 12:00:00 AM

Contacto Cabas

Regresa la amalgama de pop, rock y tambores antillanos. Esta vez la apuesta también incluye música electrónica y los sonidos de una orquesta sinfónica.

El segundo Album de un artista suele ser una prueba difícil de superar. Cabas, tras el éxito de su primer trabajo, podía optar por tres caminos. pEl primero, hacer un disco en el que repitiera la receta de Mi bombón. El segundo, replicar de manera casi exacta el primero con la disculpa de consolidar su propuesta musical. El tercero, lanzarse a la aventura, arriesgar a partir de las experiencias buenas y malas que le dejó su debut. Y eso último fue lo que hizo, al menos en buena parte de los temas que componen Contacto, que acaba de lanzarse en Colombia. "Yo pienso que subí como tres escalones. En 'Contacto' el folclor está más arriba, suena más natural, con más cueros y tambores, pero también están más presentes las guitarras, se nota más lo electrónico, el sonido es mucho más fuerte, esta amalgama la tengo mucho más clara. y como compositor me siento mucho más cómodo".

Una vez más su mano derecha fue Chucho Merchán, veterano músico y productor, pero en esta ocasión Cabas se metió mucho más en la producción y los arreglos. Lo grabó en Colombia, Buenos Aires y Londres. "Nosotros llevamos a Argentina a Camilo Montilla, un ingeniero de sonido muy bueno, llevamos los tambores". La base se hizo en Colombia y a Argentina fueron en busca de buenos equipos y de un ambiente relajado para trabajar. "En Buenos Aires busqué el órgano Hammond de Alejandro Lerner y le dimos rienda suelta a los guitarristas y a los bateristas para que reventaran sus instrumentos. Yo quería aprovechar esa gran tradición roquera que hay allá".

El trabajo se terminó en Londres, en el estudio de Phil Manzanera, ex integrante de Roxy Music y gran amigo de Chucho Merchán. Allá se aliaron con Andy Jackson, quien ha masterizado varios discos de Pink Floyd. Allí también los acompañó el cantante español Enrique Bunbury, quien canta a dúo con Cabas en el tema Bolita de trapo, que es un porro. "El trabajo lo hicimos un equipo de colombianos, argentinos y londinenses, cada uno dedicado a lo que mejor sabe hacer. Busqué en cada lugar lo mejor que había para cada género y eso nos demoró. No fue fácil, tuve que investigar mucho para lograrlo".

El disco recoge influencias muy diversas. Desde el gran pianista de jazz Thelonious Monk y U2 hasta el suku africano y el bossa nova. "No puedo negar que en estos tres años he oído bandas electrónicas muy buenas que me han influenciado. Es un disco más orientado a la juventud, a las nuevas generaciones, no se queda anclado en tradicionalismos ni en el estereotipo de cómo se debe interpretar la música tropical colombiana".

A Cabas le ha servido mucho subirse a los escenarios, viajar. Se siente más seguro de lo que hace, de cómo canta, de su aprendizaje. "En 'Contacto' Chucho Merchán y yo ya sabíamos cómo hacer muchas cosas y si los ingenieros nos ponían a dudar les decíamos que no, que eso es así". En esta ocasión se lanzó a tocar diversos instrumentos, entre ellos diferentes teclados, instrumentos folclóricos, también hizo programación electrónica... "A mí me descrestan los artistas que suben a un escenario, no a doblar una pista sino que se funden con el instrumento, que le dicen a uno que esa canción salió de un lugar determinado". Y también se dedicó a estudiar para ampliar su espectro. "Yo no podría estar en esta onda del folclor sin seguir estudiando el tambor alegre y aprender ritmos nuevos como el golpe de negro, la tambora, son ritmos distintos, antiguos, mucho más afro".

El resultado se nota en la gran diversidad de colores y atmósferas que proyecta el álbum. Aunque se mantiene un hilo conductor que le da unidad al disco y lo hermana con su anterior producción, aparecen gran cantidad de texturas y sonidos. "Aproveché el talento de músicos como Juan Sebastián Monsalve, de los alumnos tamboreros de Batata, de toda la gente detrás de la producción. Tener la libertad de jugar con estos colores de la orquesta sinfónica me permite meterme en otra atmósfera. Eso es lo que siempre me ha interesado de un disco, que se pasee por muchos lugares y no se mantenga en el mismo caminito".

Una de las claves que él señala ha sido la de componer a partir de los ritmos. "Cuando uno parte de una idea en la que ya están pensadas esas cosas ya lo demás son colores. Muchas veces los compositores se preguntan: 'tengo esta canción, será que la grabamos en ritmo de salsa o la hacemos pop'. Lo común ahora es colombianizar y folclorizarlo todo para estar a la moda, coger una balada pop y meterle el ritmo colombiano. El folclor no es eso. Tiene que haber una amalgama rítmica, una manera especial de hacer la melodía y decir las cosas".

Lo que en últimas pretende Cabas es hacer una apuesta muy particular: inventar un rock'n roll nacional. "Siento que la música colombiana tiene mucho de dónde explorar. No se trata de fusionar sino de decir cosas distintas, de usar instrumentaciones distintas. El rock nació del 'blues' y para mí nuestro rock es esa idiosincrasia de tambores. Es una manera de expresarnos muy pura, muy negra, es esa energía intensa que tienen ambas músicas y yo creo que van bien".

Escuche fragmentos de canciones del nuevo disco de Cabas y comentarios del él en el programa Sancocho de Conexión Colombia
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.