Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/31/2015 12:00:00 AM

“Contar historias es una forma de sobrevivir al atraso”

Alberto Salcedo Ramos habló con Semana.com en el marco del Hay Festival Cartagena 2015.

A Alberto Salcedo Ramos no solo hay que leerlo, hay que oírlo hablar. En el marco del Hay Festival Cartagena 2015 habló con Semana.com. En esta ocasión sus respuestas fueron breves pero contundentes. El viernes que pasó, el barranquillero conversó al aire libre a la hora en que cae el sol con Juan Gossaín. La charla se basó en el difunto poeta Raúl Gómez Jattin.

Semana.com: ¿En qué momento supo que lo suyo era la crónica? ¿Siente que ya encontró una "voz narrativa"?

Alberto Salcedo Ramos:
Desde temprano. Siempre quise contar historias. Creo que encontré mi voz hace rato, pero me encanta seguir buscando.

Semana.com: Pensando en su conversación sobre el poeta Raúl Gómez Jattin, ¿cómo lo describiría?

A. S. R:
Raúl era un poeta que vibraba en cada verso. Era desnudo y muy hondo en su expresión lírica.

Semana.com:¿Qué le admira a Gómez Jattin?

A. S. R:
Su belleza sin artificios.

Semana.com: ¿Cree que tener una vida traumática o estar en un país conflictivo son condiciones favorables para escribir?

A. S. R:
Montesquieu decía que cuando un pueblo es feliz su historia se lee con aburrimiento. Escribimos sobre conflictos, pero no hay que tomarse eso tan a pecho siempre, pues también hay otras maneras de concebir la escritura.

Semana.com: Eso de que los escritores del Caribe tienen más facilidad para la palabra qué tan cierto es. ¿Qué le ha aportado su formación costeña para escribir?

A. S. R:
En el Caribe siempre hay gente contando historias. En muchas lugares de este territorio, especialmente en los rurales, eso funciona como una forma de derrotar el tedio y sobrevivir al atraso.

Semana.com: ¿Tiene planes de escribir ficción? ¿Qué planes tiene en el futuro próximo?

A. S. R: Me parece impúdico hablar de planes. Mejor esperemos a ver qué sale y si vale la pena lo que salga como para hablar de eso.

Semana.com: ¿Qué lo haría sentir realizado como escritor o periodista?

A. S. R:
Llegar a viejo sintiendo que publiqué los libros que quise y debí publicar. Ya veremos si lo logro.

Semana.com: ¿Qué le parece lo más frustrante de ser escritor?

A. S. R:
Gabo decía que somos un país de escritores cansados. Hay que hacer otras cosas para poder financiarnos el tiempo en que escribimos: dictar clases, escribir por encargo, hacer tareas a destajo que a veces no son las más gratas. No podría decir que sea frustrante, pero es la parte más dura.

Semana.com: ¿Cómo ve el futuro del periodismo en Colombia?

A. S. R:
En todas partes está complicado. En estos días Olga Lucía Lozano pronosticaba que el periodismo será más de voces que de medios.

Semana.com: ¿Cómo ha sido su trabajo en medios de comunicación? ¿Por qué prefiere trabajar sólo?

A. S. R:
Bueno, hay como mucho mito con eso. Yo escribo en SoHo, en El Malpensante, y tengo columnas permanentes tanto en El Colombiano como en la revista Carrusel, de El Tiempo. No vivo de espaldas a los medios.

Semana.com: Ve alguna diferencia de carácter entre periodistas y escritores

A. S. R:
Ambos comparten con los lectores su manera de ver el mundo. Los unos crean las tramas y los otros le hacen preguntas a la realidad a partir de la interacción directa. Son dos opciones distintas pero no incompatibles en los estantes de las bibliotecas.

Semana.com: Cuáles son sus temas predilectos. ¿Prefiere escribir sobre cosas negativas?

A. S. R:
Stephen Vizinczey dice: todo aquello en lo que no pueda dejar de pensar, es mi tema. Tengo esa frase como un mandamiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.