Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/6/2008 12:00:00 AM

Contra la indiferencia y el olvido

El Museo de Antioquia inaugura el 15 de septiembre 'Destierro y reparación', una muestra sin precedentes para reflexionar acerca del desplazamiento y la violencia.

Por lo general el arte que se exhibe en los museos se asocia con expresiones relacionadas con el goce estético. Sin embargo, desde comienzos del siglo XX diversos artistas colombianos han trabajado desde la pintura, el grabado y la escultura temas relacionados con la violencia y los problemas sociales del país. Una tendencia que se ha acentuado en los últimos tiempos, y más con la aparición de prácticas contemporáneas asociadas al video y la fotografía.

Lo anterior lo refleja Destierro y reparación, un gran evento de tres meses de duración que ha organizado el Museo de Antioquia y que se llevará a cabo en su sede principal (el antiguo Palacio Municipal de Medellín) y la vecina Casa del Encuentro, antiguo Museo Zea. Esta exposición trasciende las artes plásticas, ya que durante tres meses pondrá a artistas, músicos, científicos sociales, funcionarios públicos y líderes a meditar sobre la violencia y el desplazamiento.

Como señala Lucía González, directora del museo, este es el resultado de un proceso que presenta varios aspectos. "Romper el paradigma museo igual bellas artes y no reflexión política y social ha sido un ejercicio de paciencia que ha requerido de mucha pedagogía. Pero, al mismo tiempo, quienes trabajan el tema vieron que esta es una gran oportunidad de abordar desde una perspectiva distinta un tema que comienza a agotarse en los medios y la academia". Conrado Uribe, curador de la exposición, agrega: "Las producciones artísticas tienen la facultad de emocionar, de conmover desde una ética distinta a los discursos tradiciones de las ciencias humanas, que son más ortodoxos y acartonados". Agrega que las producciones artísticas contemporáneas no se pueden entender en términos de su autocracia: el arte por el arte, arte autónomo y autócrata. "Los artistas se han encargado de relacionarse con su entorno y generar distintos niveles de lectura alrededor de estos temas".

Esta muestra se inaugura el lunes 15 de septiembre y reúne la obra de 33 artistas. Algunos de ellos plasmaron su obra en el pasado, como Débora Arango, Rafael Sáenz y Francisco Antonio Cano. También se exhibirán obras que realizaron previamente artistas contemporáneos como Beatriz González, Carlos Uribe, Juan Manuel Echavarría, Gloria Posada y Víctor Muñoz. El museo, además, invitó a varios artistas para que produjeran obras originales para esta exposición. La fotografía es un componente de gran importancia. De hecho, el eje conductor de la muestra corre por cuenta de Jesús Abad Colorado, quien durante muchos años ha registrado con su cámara el sufrimiento de las víctimas de las masacres y los desplazamientos. También participarán varios fotógrafos internacionales y León Darío Peláez, de SEMANA, con un proyecto de reparación simbólica del territorio. También se realizarán diversos actos paralelos. El 15 de septiembre SEMANA presenta el foro 'Destierro y reparación'. Además, en estos tres meses se llevarán a cabo seminarios, conversatorios, talleres, proyección de películas, conciertos, recitales de poesía, lectura de testimonios y encuentros con comunidades.

Uribe señala que la apuesta del museo es ética y política, no partidista, por encima de la apuesta estética. "Queremos proponer espacios alternativos de reflexión para promover mayores niveles de conciencia entre audiencias que, parece, no han terminado de hacer visible y hacerse conscientes de la gravedad del fenómeno del desplazamiento". La muestra no está organizada de manera cronológica ni tampoco por técnicas sino con base en componentes como contexto y antecedentes, casos emblemáticos e impactos del desplazamiento y reparación. Una exposición que va mucho más allá del arte por el arte y en la que este se compromete con la reconstrucción de una sociedad a través del respeto por la memoria y la dignidad de las víctimas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.