Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/29/1998 12:00:00 AM

CORTINA DE HUMO

Una guerra inventada como única salida para distraer un escándalo sexual en la Casa Blanca.

Los escándalos sexuales protagonizados por el presidente Bill Clinton hace varios meses, al lado de los renovados bríos intervencionistas estadounidenses en Irak por la misma época, alborotaron el avispero alrededor de Cortina de humo (Wag the dog), la más reciente realización de Barry Levinson. La razón era sencilla. El argumento le caía como anillo al dedo a la situación real. En la cinta de Levinson un presidente estadounidense en vísperas de elecciones es acusado de acoso sexual por una joven que, en las fotografías de la película, aparece con una boina similar a la de Monica Lewinski, la famosa practicante de la Casa Blanca que, al parecer, tuvo encuentros muy cercanos con Clinton en la oficina Oval. Para contrarrestar el incidente un astuto colaborador de la presidencia (Robert De Niro) pone en marcha un plan tan descabellado como efectivo: inventarse una guerra contra Albania, coordinada directamente por un audaz productor de cine (Dustin Hoffman), con el ánimo de despertar el espíritu patriótico de los ciudadanos. Desde el montaje de los escenarios de guerra hasta la creación de un héroe ficticio que culminará la faena, pasando por toda clase de manipulación informativa, la película envuelve al espectador en un ambiente fraudulento que insinúa, no sin una buena dosis de humor, el dramático grado de desamparo en que se encuentra la ciudadanía, dominada sin remedio por las fuerzas oscuras del poder. Aunque el director se esfuerce por hacerle creer al público que todo esto puede llegar a ser verdad, la película termina siendo más bien tonta y el drama político propuesto en el inicio acaba convertido en una comedia que no encuentra elementos para sostenerse. En última instancia se trata de una gran broma compuesta por serias ligerezas argumentativas que difícilmente el espectador está dispuesto a tragarse, incluso a pesar de la misma actuación de Hoffman, por cuyo papel fue nominado este año al Oscar en la categoría de mejor actor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?