Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/2006 12:00:00 AM

Crash

La ciudad de Los Ángeles, una suma de razas dispuestas a defender sus territorios, está siempre a punto de estallar.

Título original: Crash.
Año de producción: 2005.
Dirección: Paul Haggis.
Actores: Matt Dillon, Don Cheadle, Sandra Bullock, Brendan Fraser, Thandie Newton, Ryan Phillippe, Larenz Tate, Jennifer Esposito, William Fichtner, Terrence Dashon Howard.

Crash no es un ensayo sobre el racismo ni una lección de comportamiento (es, por encima de todo, una buena película), pero su grandilocuencia, sus meditados reveses de fortuna y su obsesión por atar todos los cabos pueden hacer que parezca una obra fríamente calculada, una historia que ha sido inventada con el único objeto de probar la hipótesis de que el racismo es una conducta incorregible. Cada secuencia es un clímax. Cada línea, un comentario de fondo sobre los pecados que cometemos sin darnos cuenta. Si no fuera por sus estupendos personajes, creados por el mismo hombre que escribió Golpes del destino e interpretados sensiblemente por un elenco de estrellas dispuestas a ser actores, nos sentiríamos frente a un sofisticado video institucional. Las pequeñas historias, los pequeños gestos de esa docena de protagonistas (la ira de la esposa del fiscal, la frustración del policía prejuicioso, la tristeza del detective chantajeado, el miedo del cerrajero latino), la salvan, por poco, de caer en lo esquemático. Y la convierten en una experiencia cinematográfica que sigue dándonos vueltas en la cabeza días después de haberla vivido.

Crash es la segunda producción dirigida por el guionista canadiense Paul Haggis. Su estructura narrativa, de drama coral, ha sido utilizada con éxito por cineastas norteamericanos tan arriesgados como Robert Altman (Nashville), Lawrence Kasdan (Gran cañón) y Paul Thomas Anderson (Magnolia), pero su mirada, que descubre que la discriminación está en nuestra naturaleza, resulta verdaderamente novedosa. No tiene nada de raro, en síntesis, que los críticos, los espectadores y los miembros de la Academia de Hollywood la hayan recibido como una de las películas más importantes del año pasado. O que sea más fácil admirarla que emocionarse con ella.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.