Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1989/05/08 00:00

CRECED Y MULTIPLICAOS

En el año 2000, diez de las doce mayores ciudades del mundo estarán en países en desarrollo.

CRECED Y MULTIPLICAOS


Si la humanidad tardó más de 19 siglos en alcanzar los primeros mil millones de habitantes, bastó sólo uno para lograr los dos mil millones. Esta cifra se alcanzó a mediados de la década del 20 y la mayor proporción de este crecimiento se dio en Europa y Norteamérica. A partir de esta fecha, el ritmo de crecimiento de la población se disparó y a mediados de los años 70, cuatro mil millones de seres humanos poblaban el planeta. En menos de 50 años se dobló la población mundial y para 1987, ésta llegó a cinco mil millones de habitantes.

A pesar de que estas cifras se han venido analizando con una perspectiva apocalíptica, el Fondo de Población de las Naciones Unidas -que cumple por estos días 20 años- encuentra que esta nueva situación tiene también su cara positiva. El descenso de las tasas de mortalidad, gracias a una mejor alimentación la introducción de medidas de higiene y saneamiento urbano, y la prevención de enfermedades epidémicas a través del desarrollo de las vacunas, puede verse como el triunfo del hombre sobre su medio. Por esto, el Fondo de Población (con un presupuesto anual superior a los 175 millones de dólares) impulsa en todo el mundo, y sobre todo en los países en desarrollo, campañas en favor de una mejor relación entre la población y el medio ambiente.

"Por primera vez en la historia, dice Tomás Jiménez, asesor del Fondo de Población, la humanidad está en condiciones de dominar su destino demográfico de manera efectiva. Dispone de los conocimientos y de los medios para prevenir gran parte de la morbilidad y la mortalidad, y para regular la fecundidad deseada". Pero estas condiciones tienen que ponerse rápidamente en ejecución. De suceder lo contrario, el crecimiento incontrolado amenaza con saturar los sistemas de transporte, de saneamiento, de salud y en general de las condiciones de bienestar de la población.

Hacia el año 2000, la mitad de la población vivirá en ciudades y 10 de las 12 mayores ciudades del mundo estarán en países en desarrollo. Bogotá será una de esas magalópolis. Las ciudades ricas tienen un mayor impacto sobre el medio ambiente que las ciudades pobres. Las grandes capitales de países industrializados consumen más energía por persona y producen más residuos. La cuarta parte de la población mundial, integrada por los países más industrializados, consume las tres cuartas partes de la energía primaria.

Todos estos datos deben conducir según el Fondo Mundial de Población, a desarrollar cambios profundos dentro de las pautas de desarrollo actual, pues los acelerados procesos de urbanización muchas veces llevan consigo, al lado de la improvisación y el crecimiento desordenado de las ciudades, las negras semillas del deterioro y la destrucción del medio ambiente.--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.