Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/09/01 00:00

Crimen perfecto

El tenebroso Anthony Hopkins vuelve a ponernos de su lado en este entretenido relato de juicios.

El millonario Ted Crawford (Hopkins) tiene un plan en mente para no ser condenado por el crimen de su esposa

Título original: Fracture.
Año de estreno: 2007.
Dirección: Gregory Hoblit.
Actores: Anthony Hopkins, Ryan Gosling, David Strathairn, Rosamund Pike, Embeth Davidtz, Billy Burke.

Que Crimen perfecto sea una película de juicios entretenida, una de esas producciones que en unos años será repetida hasta el cansancio en la televisión de los fines de semana, no es tan sorpresivo como uno cree en un primer momento. Gregory Hoblit, su director, es el autor de uno de estos "clásicos" de alquiler de video que cuentan una historia policíaca desde el punto de vista de los abogados: La raíz del miedo. Y cuesta encontrarse un largometraje protagonizado por Anthony Hopkins (aunque los hay) que no deje alguna emoción dentro de uno. Esta vez, además, estamos ante una trama ajustada, bien contada, que no nos deja pensar en los problemas de todos los días, que nos saca, al menos por un rato, de las conjeturas de siempre.

Hopkins interpreta, ahora, a un millonario traicionado llamado Ted Crawford. Que ha descubierto que su esposa le ha sido infiel. Y ha confesado que la ha asesinado con un disparo en la cabeza.

¿Qué trama puede haber después de la confesión? ¿Qué puede pasar si sabemos de memoria quién es el asesino? Eso es lo mejor de Crimen perfecto: que, con humor, con buenas actuaciones, y sin cambiarnos las reglas del juego en el último minuto (la moda en este tipo de películas), logra envolvernos en una historia policíaca que en verdad es una guerra de inteligencias entre el arrogante abogado de la Fiscalía y el astuto asesino que ha confesado su crimen como parte de uno de esos planes que sólo funcionan en las ficciones. Así que, si alguien se está haciendo la pregunta de qué hacer este domingo, he aquí una posible respuesta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.