Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/7/2015 10:00:00 PM

007 Spectre

En lo que se anuncia como la última entrega de James Bond interpretada por Daniel Craig, el agente secreto inglés ve su mundo fantástico salpicado de un realismo que no le sienta bien. ***

Título original: 007 Spectre
País: Estados Unidos
Año: 2015
Director: Sam Mendes
Guion: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade y Jez Butterworth
Actores: Daniel Craig, Christopher Waltz, Léa Seydoux
Duración: 148 min


Hay un momento en esta película dirigida por Sam Mendes en el que James Bond parece ser un trabajador estatal cualquiera, otro de los posibles damnificados de un presente donde la tecnología ha hecho superfluos tantos oficios.

Es una sensación extraña verlo así, como si no fuera más que un burócrata a punto de ser eliminado en una reestructuración. ¿A eso hemos llegado? ¿A pensar que el legendario agente 007 pueda esfumarse sin ninguna ceremonia, como el coordinador de una cuadrilla de barrenderos que un día está ahí y, al otro –tras una revisión de un organigrama–, ¡puf!, desaparece?

Es un elemento realista que contradice lo que hemos aprendido de Bond, que es, al fin y al cabo, una fantasía de tipo individualista que se pasea por 1.000 locaciones exóticas llevando del brazo muchachas hermosas y enfrentando villanos coloridos que buscan matarlo de la forma más rebuscada. ¿Qué va a hacer si lo despiden?

En ese momento, M (Ralph Fiennes) lo defiende retóricamente de los drones y los espionajes electrónicos que podrían reemplazarlo, diciendo que una licencia para matar es, también, una licencia para no matar, aunque no es fácil recordar momentos en que el agente británico haya estado a punto de hacerlo para terminar conteniéndose (además, ¿desde cuándo para no matar se necesita licencia?).

Acá se puede abrir todo un agujero negro de preguntas sobre qué hace exactamente este tipo y cómo es posible que un gobierno le dé licencia para andar por el mundo matando ciudadanos de otros países, ignorando jueces y jurados y procesos legales.

En fin, se pueden pensar más cosas, pero el asunto es que el barniz de realismo que le han aplicado a este Bond más coyuntural no le va tan bien. El 007 es el producto de una fantasía masculina bastante sencilla, una excusa para unir en una película viajes a lugares pintorescos, chicas bonitas y peleas espectaculares.

La oscuridad y el realismo con los que han envuelto al Bond interpretado por Daniel Craig, más que darle matices, tienden a hacerlo insatisfactorio para el espectador porque de un lado no ofrece el mundo de fantasía absoluta del Bond de otras décadas, aunque tampoco se detiene a examinar verdaderamente las implicaciones morales y geopolíticas de su oficio.

En los momentos de acción, la película es movida y exagerada, con autos elegantísimos, explosiones que derrumban media ciudad y villanos que acarician gatos afganos, con paradas en Ciudad de México, Roma, los Alpes austriacos y suizos, y un desierto sin especificar.

Se ha anunciado que esta cuarta entrega del Bond interpretado por Craig cierra el ciclo que reemplazó la promesa inicial de un 007 brutal en Casino Royale (2006) con la imagen de un tipo sufrido y taciturno, que ya no deja ver sus nudillos ensangrentados ni sus rodillas raspadas. El realismo pasó a otras áreas y cabe esperar que, si sigue así, la próxima entrega Bond lo vea enfrentar no a un villano apocalíptico sino a las autoridades de impuestos en una auditoría detallada de sus declaraciones de renta de la última década.

Cartelera

**** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala


Samba ***

Un inmigrante africano ilegal establece una relación afectiva con la trabajadora social encargada de su caso en esta sentimental película francesa.

Abzurdah *1/2
En La Plata, una adolescente egocéntrica se enreda con un tipo diez años mayor que la hace caer en una espiral autodestructiva.

El regalo ***1/2
Película de suspenso que examina cáustica y entretenidamente la adoración de ‘los ganadores’ en la cultura de Estados Unidos.

El club ***1/2
Impactante y tensionante cinta del chileno Pablo Larraín que tiene lugar en una casa para sacerdotes retirados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.