Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/2017 8:30:00 PM

¡Huye!

Esta película, que resultó ser un inesperado éxito de taquilla en Estados Unidos, examina las tensiones raciales aprovechando diestramente las herramientas del cine de terror. ***

Título original: Get Out

País: Estados Unidos

Año: 2017

Director: Jordan Peele

Guion: Jordan Peele

Actores: Daniel Kaluuya y Allison Williams

Duración: 104 min

El filme comienza con una escena magistralmente tensionante: un hombre negro busca una dirección en una calle de suburbio, desierta y mal iluminada, cuando un auto deportivo blanco se detiene detrás de él. La imagen muestra al hombre en primer plano mientras avanza amedrentado y, al fondo, el auto blanco, borroso y amenazante.

La coreografía que se arma entre la cámara, el hombre y el auto blanco –con el leve desenfoque reforzando la incertidumbre– es digna heredera del cine de terror más elegante, el que hacían John Carpenter o Dario Argento hace un par de décadas o, para poner ejemplos recientes estrenados en el país, el que se ve en El Babadook o It Follows. El hecho de que sea la primera película de su director hace aún más impresionante esta elegancia.

Se trata de un terror que busca algo más que hacer saltar a la gente echándole encima a la cámara zombis atolondrados o demonios hambrientos. No lo digo por hablar mal de los zombis o los demonios, que en su ‘zombificación’ y ‘demonidad’ son entretenidos e incluso ocasionalmente inquietantes. Pero acá hay algo más ambicioso, una búsqueda de aprovechar esos sobresaltos para decir algo sobre nuestro presente.

Le recomendamos: El color y la fantasía del quinto Comic Con

El asunto que le preocupa al director Jordan Peele (creador y protagonista del programa de televisión Kat and Peele) es la tensión racial de una minoría con una larga historia de opresión.

“¿Saben que soy negro?”, le pregunta Chris (Daniel Kaluuya) a Carly (Allison Williams), su novia blanca y ojiazul, cuando empacan maletas para ir a visitar a los padres “muy blancos” de ella. No les ha dicho, contesta ella, pero no tiene de qué preocuparse. “No son racistas, no te llevaría a casa si lo fueran”.

La primera parte de la película mantiene la elegancia y la tensión de esa primera secuencia. La familia, efectivamente, es “muy blanca”, aunque también hacen lo posible por hacer sentir cómodo al novio de su hija, pero algo raro pasa con la gente afro que trabaja allí: usan un lenguaje excesivamente formal, parpadean demasiado, sonríen como si les doliera.

El padre es un neurocirujano, la madre es psicóloga y el hermano estudia medicina y habla de la “estructura genética” del invitado con una admiración incómoda. Eventualmente hay una reunión con viejos amigos de la familia que también resulta inquietante a pesar de (o quizás por) los saludos amistosos y las expresiones efusivas.

Es una versión perturbadora de esas películas de personas fuera de lugar, potenciada por la larga historia de violencia racial en Estados Unidos, el miedo justificado a las persecuciones, a los prejuicios y a la violencia que viene con la discriminación.

Puede leer: El ‘Arrival’ de los incas

A pesar de unos primeros dos tercios enigmáticos y absorbentes, el tercio final pierde algo de fuerza en un desenlace demasiado explicativo y confuso. Aun así, ¡Huye! sirve de recordatorio –al igual que Colossal, reseñada la semana pasada– del buen estado de salud de un segmento del cine de género mundial, que, con ojos nuevos y una caja de herramientas bien nutrida, logra hacer preguntas pertinentes acerca de problemas sociales de total actualidad.

CARTELERA

Locas de alegría

Cinta italiana que retrata con más dulzura que realismo la huida de dos amigas con problemas mentales de una casa de reposo.***

Colossal

Una escritora desempleada y en crisis en Nueva Jersey resulta tener una extraña conexión con la aparición de unos monstruos destroza-ciudades en Seúl. ***1/2

Keyla

Primera película realizada en la isla de Providencia, que sigue el drama de una muchacha que ha perdido a su padre en el mar. **1/2

El caso Watson

A partir del caso del agente de la DEA asesinado en un paseo millonario, este filme fantasea con policías que también son magos del disfraz. **1/2

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.