Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/1995 12:00:00 AM

CUESTION DE IDENTIDAD

En el museo El Chopo, 12 artistas colombianos confrontan su obra en el país azteca.

A PESAR DE LA carencia de recursos para apoyar la cultura y el arte en Colombia, el país cuenta con una actividad creadora que le permitiría, de existir mayores posibilidades presentar una imagen suya más digna y amable, en contraposición a esa otra que le han definido el conflicto y la violencia.
El intercambio recientemente propuesto por México, que dio lugar a la exposición de jóvenes artistas plásticos mexicanos y colombianos que hasta el próximo mes de octubre se presentará en el museo de El Chopo, hizo evidente a través de la confrontación que generó, la precariedad de condiciones en que desarrollan su trabajo los artistas nacionales, asi como los buenos resultados que a pesar de ello logran ofrecer.
Dos curadoras mexicanas visitaron talleres y galerías de Colombia guiadas por un preconcepto que más tiene que ver con el arte mexicano que con el colombiano. Su idea en un principio fue estructurar una exposición en torno de las cuestiones de la identidad, que son las que han edificado un nombre a la plástica de su país, pues no existe una imagen del arte colombiano generada en el encuentro o el debate con la vida artística de otros países o contextos, de acuerdo con lo cual se pudieran ofrecer desde el inicio una o varias propuestas de lo que podría constituir una muestra conjunta de jóvenes artistas de los dos países.
La sorpresa fue descubrir en la marcha del proyecto otras posibilidades del arte en Colombia, su exploración en las actuales tendencias y la imposibilidad de encasillarlo en los discursos americanistas o en una visión sesgada de la violenta realidad.
La selección que finalmente viajó a México -conformada por Rafael Ortiz, Rodrigo Facundo, José Alejandro Restrepo, Catalina Mejía, Delcy Morelos, Carlos Salas, José Horacio Martinez, Carlos Uribe, Nadin Ospina, Pablo Van Wong, Miguel Angel Rojas y María Teresa Hincapié como artistas invitados- son representantes no de una tendencia sino de una realidad en la que se conjugan múltiples circunstancias.
Cada uno de los partipantes ha subrayado la importancia que ha tenido el intercambio y la experiencia que éste ha constituido, además de la eficiencia del mecanismo que se diseñó para que, de acuerdo con los planteamientos del proyecto, pudiera realizar parte de su obra en el ambiente mexicano. Según el mecanismo a cada artista se le asignó, entre los representantes por México en la muestra, un anfitrión que desarrollara una obra correspondiente a la suya con el fin de que le sirviera de apoyo en su desempeño. Esto hizo posible un conocimiento más vital y cotidiano del contexto con el que deberían dialogar las obras y generó un modelo que se repetirá cuando la misma exposición se presente en las salas de la Biblioteca Luis Angel Arango en marzo de 1996.
Por lo pronto es posible afirmar que la estrategia de acercamiento artístico entre los dos países ha funcionado y que por la receptividad que han brindado el medio, el público y la prensa, es evidente que los artistas colombianos han desempeñado, a pesar de la escasez de recursos en que desarrollaron su viaje un buen papel en México. Sus obras en el espacio que comparten, entre otros con figuras de trayectoria como Mónica Castillo o Néstor Quiñones (fundador de 'La Quiñonera', uno de los movimientos de significación en el nuevo arte mexicano), defienden preocupaciones que generan por fuera del país una serie de inquietudes que han dado lugar a otro tipo de consideraciones en torno de la abatida imagen de Colombia, sobre todo si se tiene en cuenta que se enfrentan a la expresión de un país que ha enriquecido su imagen a nivel mundial enfocando muchos de sus esfuerzos en la proyección de su patrimonio cultural.
Entre tanto en Colombia son pocos los mecanismos para propiciar intercambios de esta o de alguna otra clase. A la gran cantidad de limitaciones económicas que existen, se deben sumar los obstáculos legales y burocráticos que entorpecen toda gestión cultural. Según los participantes, en este caso ocurre que después de dos semanas de montada la exposición los 1.000 dólares con que Colcultura apoyó el viaje de cada uno de los artistas y los 250 dólares con que el Ministerio de Relaciones Exteriores ofreció financiar la compra de materiales, aún no han egresado del presupuesto de cada entidad, pues para que esto sea posible se deberá demostrar primero, con los correspondientes recibos, que fueron efectivamente gastados en el desarrollo del proyecto, lo cual cae en el absurdo de endeudar a un artista para que antes de que reciba el apoyo del Estado cumpla con el deber de edificarle una buena imagen en el exterior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.