Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/11/1998 12:00:00 AM

CUESTION DE METODO

A cincuenta años de la muerte de su creador, el controvertido método de actuación de Stanislavski sigue dando de qué hablar.

Hace más de 100 años, en el restaurante 'Slavyanski Bazaar' de Moscú, Konstantin Stanislavski y Vladimir Nemirovich se dieron cita para sentar las bases de una escuela que marcaría el futuro del teatro occidentaldel siglo XX. Las raíces de esta transformación se remontan a 1897, cuando los dos actores decidieron fundar el Teatro de Arte de Moscú. Sucreación fue como un soplo de aire fresco en medio del convencional modelo decimonónico en el que los actores se limitaban a recitar textos y a buscar protagonismo por encima de las obras. Fue la época dorada de las prima donnas , grandes divas que se pavoneaban por los escenarios convencidas de que sus acartonadas caracterizaciones eran conmovedoras.
Obsesionado por reformar este concepto, Stanislavski desarrolló una serie de técnicas que, sin proponérselo, se convirtieron en el llamado 'método Stanislavski'. Este sistema hizo posible que por primera vez se reflexionara sobre el rol del actor y su injerencia creativa durante la puesta en escena.
Para los artistas de entonces las teorías de Stanislavski suponían el acercamiento a una nueva interpretación teatral en la que lo primordial era lo sicológico sobrepuesto a lo físico. En esta técnica el actor utilizaba su memoria emocional para encontrar experiencias de su pasado que le permitieran expresar sentimientos similares por no decir iguales a los del personaje. Para lograrlo era necesario que el actor desarrollara una gran concentración y se familiarizara con la obra hasta el punto de construirle un pasado a sus personificaciones.
Aunque el uso del sistema se generalizó en Europa, fue en Estados Unidos donde la semilla germinó con más fuerza. En 1931 Harold Clurman, Lee Strasberg y Cheryl Crawford fundaron el Group Theather, institución que sirvió de base para la casa Actors Studio, que sería cuna de algunos de los actores de cine más destacados del siglo como Marlon Brando, Al Pacino y Robert De Niro. Sin embargo el éxito aparente nunca no logró satisfacer a Stanislavski, quien antes de morir en 1938 aseguró que su técnica no estaba terminada: "No es un traje de confección que se pueda uno poner y salir andando, ni un libro de cocina donde basta encontrar la página para tener la receta".

La evolución
Con la llegada del comunismo el mundo cambió su rumbo político y, por ende, las manifestaciones artísticas se vieron afectadas. El teatro no fue la excepción. Con el paso del tiempo fueron surgiendo nuevos teóricos que poco a poco revaluaron las técnicas de Stanislavski hasta considerarlas obsoletas.
Sin negar el trabajo del actor ruso, dramaturgos como Bertolt Brecht se encargaron de promover nuevas concepciones teatrales en las que el naturalismo se relegaba a un segundo lugar para dar paso a una interpretación más distanciada en la que los temas sociales y coyunturales acaparaban la atención.
La vanguardia se alejó aún más del concepto. Robert Wilson, uno de sus líderes y quien estuvo por estos días en Bogotá con motivo del Festival Iberoamericano de Teatro, fue categórico en relación con Stanislavski: "Me ha dado la confirmación de que yo quiero hacer un teatro distinto" , dijo. Para Wilson el actor debe trabajar la ficción y dejar a un lado sus propios sentimientos, algo totalmente opuesto al método del actor ruso."
El método es susceptible de tener muchas visiones pero en el fondo es un engaño que se hable de premisas para enseñar a actuar, ya que esto va en contra del arte mismo" señaló Santiago García, director del Teatro La Candelaria.Pero estas no son las únicas opiniones contrarias. Entre los contradictores del método se encontraba el mismo Stanislavski. Al final de sus días, el actor hizo un replanteamiento de sus teorías y llegó a la conclusión de que no era necesario abordar el personaje desde los sentimientos sino que también se podía llegar a lo emocional a través de la acción física .
Esta alternativa supuso un alivio para muchos actores, quienes a lo largo de décadas se habían exorcizado diariamente para encontrar un canal más expresivo que les permitiera explorar sentimientos reales. Un ejemplo de esto fue lo que le ocurrió a la actriz Fanny Mikey, quien durante el montaje de Quién le teme a Virginia Wolf tuvo que interpretar a un personaje al que se le moría un hijo. "Para darle más emoción, yo pensaba en que se me había muerto mi propio hijo y todos los días me desangraba. El shock fue tan grande que casi me da un espasmo cardíaco".
Mientras esta actitud se presentaba en las tablas, la televisión y el cine se adueñaron del sistema, al punto que muchas escuelas de actuación convirtieron el método de Stanislavski en su caballito de batalla. Paradójicamente, la ruleta del destino quiso que este mecanismo teórico, creado con el fin de acabar con las divas, terminara transformado en un semillero de superestrellas.
A pesar de las polémicas, nadie duda de que Stanislavski brindó bases sólidas para el desarrollo del teatro en el siglo XX. La asimilación del método se convirtió en una herramienta útil a la hora de formar actores en la medida en que le imprimió al teatro emoción, sinceridad y pasión. "El logro de Stanislavski fue enseñarle al actor a interpretarse a sí mismo", aseguró Fernando Peñuela, actor del Teatro La Candelaria. Y este legado es suficiente para que el método de Stanislavski, más de 80 años después de haber sido concebido, siga siendo tema de discusión en las altas esferas de la caracterización dramática.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.