Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2011 12:00:00 AM

Damas en guerra

La comediante Kristen Wiig, del elenco de 'Saturday Night Live', le da vuelo a esta pequeña comedia de costumbres. ***

Título original: Bridesmaids

Año de estreno: 2011

Género: Comedia

Dirección: Paul Feig

Guion: Kristen Wiig y Annie Mumolo

Actores: Kristen Wiig, Rose Byrne, Maya Rudolph, Melissa McCarthy, Chris O'Dowd, Ellie Kemper, Wendi McLendon-Covey, Jon Hamm, Jill Clayburgh

Ya estaba claro que Kristen Wiig es una estupenda actriz cómica: que nunca pierde el control de su voz ni de sus gestos, pero que siempre, al mismo tiempo, consigue crearnos la sensación de que está pensando algo que jamás va a decirnos. Wiig, una neoyorquina más bien misteriosa que trabajó en mil cosas (fue masajista, florista, vendedora de frutas) antes de dedicarse a la comedia, siempre se roba un pedazo de las películas en las que participa. Quien se asome a cualquier episodio del programa Saturday Night Live, del que hace parte desde septiembre de 2005, se dará cuenta de que es capaz de cualquier cosa con tal de hacernos reír. Basta ver sus pequeños papeles en comedias tan buenas como Ligeramente embarazada (2007), Adventureland (2009) y Paul (2011) para comprobar las particularidades de su talento: lo extrañas pero contundentes que son sus interpretaciones.

Ya estaba claro, pues, que Kristen Wiig lleva adentro todos los personajes posibles. Pero la muy divertida Damas en guerra lo prueba como si fuera necesario. Esta vez Wiig no solo es la protagonista sino la guionista. Y la película, otra comedia brutal pero con corazón producida por Judd Apatow (el responsable de sátiras duraderas como Virgen a los 40 o Superbad), es tan divertida, tan extraña, tan honda como ella. Hay, en Damas en guerra, suficientes escenas absurdas para los espectadores que quieran descansar de la semana a punta de carcajadas, pero también hay un puñado de personajes tristes que hacen lo que pueden para inventarse una vida mejor. Hay los chistes escatológicos y los chistes pesados que se encuentran en las mejores comedias gringas de hoy. Pero, como les suceden a personajes de carne y hueso, dan todavía más risa.

Damas en guerra es una de las películas más taquilleras de este año en todo el mundo. Ha recaudado, hasta el momento, un poco menos de 300 millones de dólares. Y todo porque cuenta, con una gracia que no suele verse en cartelera, y con la irreverencia incómoda de las buenas comedias, una historia humana que sucede todos los días: la de una pastelera de Milwaukee, Annie, que en tiempos de crisis se ve obligada a trabajar en una joyería insoportable, a bajar sus estándares en el territorio de las relaciones personales y a convertirse en otra dama de honor de la artificiosa boda de su mejor amiga. Damas de guerra tiene a su favor, además, un elenco de insólitos personajes secundarios que nos recuerdan que las mujeres pueden ser igual de narcisas que los hombres: un ama de casa asqueada con su vida, una recién casada insatisfecha, una cuñada maciza que parece venir de una pesadilla.

Pero es el trabajo de la humorista Wiig, que da en el blanco escena por escena, lo que la convierte en una buena comedia que se ríe de lo humano como encogiéndose de hombros. Que es el trabajo de la comedia, por supuesto, pero no todas lo saben.
 
CARTELERA
 
 
Contagio ***
Steven Soderbergh presenta ahora, en su tour por los géneros de Hollywood, una película de desastres tremendamente inteligente.
 
Juego de traiciones ***
Doug Liman cuenta, a la manera del cine de los setenta, la historia de una pareja que denunció la farsa que llevó a Estados Unidos a invadir Irak.

La versión de mi vida ***
La vida del productor de televisión Barney Panofsky, un pequeño judío de Montreal, en verdad es una ingeniosa historia de amor.

Detrás de las paredes **
Prueba que Jim Sheridan, el director de Mi pie izquierdo y En el nombre del padre, está hecho para su propio género.

Los tres mosqueteros **
No debe ser fácil convertir la obra de Alejandro Dumas en un espectáculo tan mediocre.

**** Excelente     ***1/2 Muy buena      *** Buena    **1/2 Aceptable     ** Regular      *Mala  
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.