Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/3/2000 12:00:00 AM

De Chejov a Gabo

Dos buenas opciones tienen por estos días los amantes del teatro. La tradición de los grupos del Teatro Libre y El Local respaldan los montajes.

Cada vez que concluye el Festival Iberoamericano de Teatro muchos apoyan la suposición de que después de tantos espectáculos que brinda un evento de esta índole es difícil atraer de nuevo al público a las salas de teatro. O, al menos, no en poco tiempo. Sin embargo directores y actores no suelen pensar lo mismo. Varios grupos no esperaron ni un segundo para estrenar montajes y presentar de nuevo obras de gran tradición. No sólo es el caso de Jorge Alí Triana con la promovida adaptación de Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez, sino también de grupos de gran tradición como lo son el Teatro Libre y el Teatro El Local con los montajes Los 9 desmayos y La Cándida Eréndira, respectivamente.

Los 9 desmayos, nombre que le dio el director Ricardo Camacho a la adaptación de los relatos cortos de Anton Chejov, El Oso y Pedido de mano, pone en tela de juicio al matrimonio, siempre teniendo el humor como eje central y sin ánimo de brindar moralejas y lecciones sobre el tema.

“Yo creo que es muy importante aclarar que Chejov no quería hacer reír a la gente simplemente por hacerla reír. El siempre tuvo una mirada descarnada sobre la sociedad en la que vivía, y esa sociedad tiene como trasfondo la decadencia del zarismo y de las viejas costumbres. Vale la pena recordar que él era médico y ese era su polo a tierra en todo lo que escribía”, comenta Camacho.

La escenografía está a cargo del pintor Santiago Cárdenas y el reparto está conformado por un grupo mixto de actores veteranos y de jóvenes recién egresados de la Escuela del Teatro Libre. “Lo importante es que el público no se dé cuenta cuáles son los veteranos y cuáles no. La idea es compaginarlos y alcanzar un alto nivel de actuación porque de todas formas hay una cultura común, una formación conjunta”, dice Camacho.

Por su parte el director Miguel Torres y el Teatro El Local presentan, de nuevo, uno de sus montajes más elogiados: La increíble y triste historia de la Cándida Eréndira y de su abuela desalmada. Torres estrenó por primera vez esta obra en 1977 y desde entonces ha alcanzado más de 700 funciones en el país e importantes reconocimientos en el exterior. El montaje conserva la esencia del texto original de García Márquez y está contado en 34 escenas que comienzan con el incendio provocado por la joven víctima del cuento.

Los dos montajes se constituyen en una buena opción para quienes están buscando una alternativa en la programación de las salas de teatro de Bogotá. Y qué mejor que estén respaldadas por el trabajo de dos directores de la talla de Ricardo Camacho y Miguel Torres.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.