Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/4/1988 12:00:00 AM

DE CORTO VUELO

Los dos nuevos montajes del Teatro Libre están por debajo de realizaciones anteriores.

Shakespeare es para el teatro lo que las sagradas escrituras son para la religión cristiana. Por eso cuando un grupo de actores se le mide a montar una de sus obras esta indicando que ha adquirido la mayoría de edad. El Teatro Libre, con los montajes del "Rey Lear", en 1979, y con "Macbeth", en 1985, demostró que para ellos Shakespeare no era un hueso duro de roer.
Por esto nadie se sorprendió cuando vio anunciada una obra de Shakespeare, esta vez una comedia, para estrenar su nueva sede de Chapinero. Local que por sus características, coloca al Teatro Libre como el de mejor sede teatral en el país.
El montaje de "Noche de Epifanía", dirigida por el veterano Ricardo Camacho y estrenada el 25 de mayo, se hizo con base en una versión realizada por la filósofa Piedad Bonnett. Según ella, se trató de "acercar el lenguaje de las bromas, los retruecanos y juegos de palabras... y hacer claras las alusiones locales o, ante la imposibilidad de hacerlo, suprimirlas". Y aunque en general el texto es bastante fiel al espíritu original y el lenguaje utilizado recrea el ambiente de la comedia shakesperiana, se cayó en algunas ocasiones en innecesarias alusiones propagandisticas al mismo grupo, en boca del bufón que invitaba a ver la obra.
La primera impresión la crea un colorido y carnavalesco telón, dibujado por Santiago Cárdenas, que introduce a la fiesta de la noche de reyes magos o "Noche de Epifanía". El efecto es momentáneo porque el telón desaparece en segundos consumido por la música vanguardista -en vivo- de Juan Luis Restrepo, basada en teclado y percusión, que imprime a lo largo de la obra el sello new wave que domina el teatro neoyorquino actual. Y este no es el único elemento tomado de esta corriente. El new wave se caracteriza, entre otras cosas, por incorporar las diversas disciplinas artísticas a la puesta en escena. Danza, canto, videos amplificados con recursos técnicos modernos (microfóno inalámbrico, telón de proyección), son algunas de las innovaciones que le imprimen un sello modernista al teatro y que fueron utilizadas en este montaje, sin alcanzar su cometido en muchos momentos. Este desacoplamiento se hace más notorio por un agudo desnivel actoral. Frente a Viola (Carlota Llano) o Malvolio (Hernan Pico) o bufón (Ricardo De Los Ríos), que le dan identidad y fuerza a sus personajes, contrastan las pobres actuaciones del resto del elenco que mostro inmadurez, inseguridad y excesiva impostación.
La escenografia, en la que se destaca la partición del escenario con un telón transparente, tras el cual -en un andamio- se colocan los actores fuera de escena, le da un toque atractivo, desaprovechado, salvo cuando el bufón danza -con poca plasticidad- en ese espacio. En la escenografía, el vestuario tiene el colorido adecuado para la fiesta, al que colaboran los tenis "bosi" tan de moda.
Por su parte, "Lope de Aguirre", del escritor colombiano Carlos Arturo Torres, dirigida por German Moure y estrenada el 1o. de junio, tampoco alcanzó el nivel de otros montajes del Libre. Con una excelente escenografía de Santiago Cárdenas, con un vestuario diseñado acertadamente por Germán Moure, aunque no muy bien logrado por los costureros, la obra se pierde por una pésima actuación, en donde solo se destaca la de Lope de Aguirre (Héctor Bayona). El resto de los actores son tan poco convincentes en sus papeles, que la pieza que relata el primer alzamiento contra la corona española en América, protagonizado por Lope de Aguirre, se convierte en una parodia en la que la risa se abre paso ante los desatinos de los actores en escena, que en otras ocasiones solo logran despertar aburrimiento entre el auditorio.
Ante estos pobres resultados, se hace necesario mirar hacia atrás y hacer un replanteamiento teatral para que ese esfuerzo económico y técnico, tenga su contraparte en la calidad de las obras que el Teatro Libre presente de ahora en adelante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.