Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/26/2009 12:00:00 AM

De juma y desamor

'El último trago' de Concha Buika es un homenaje a los temas que inmortalizó Chavela Vargas. La acompaña al piano Chucho Valdés.

Han pasado casi cuatro años desde que Concha Buika irrumpió cantando sobre las bondades de estar "jodida pero contenta". Lo que entonces parecía ser un estribillo pegajoso pero efímero terminó revelándonos a una intérprete de carácter, recia y altiva cuando así lo exigen los tiempos… y las canciones.

El experimento más reciente de esta cantante, que es española de nacimiento pero africana de sangre, ha sido rendirle tributo a la legendaria Chavela Vargas. Por la voz de Buika pasan ahora una docena de temas que se hicieron inmortales en la garganta de la mexicana, y se diría que hubo incluso gran cuidado a la hora de elegir las proporciones en lo que respecta a autores: al igual que en el repertorio de Chavela, una tercera parte de este disco son composiciones de José Alfredo Jiménez.

Los intentos de intérpretes españoles por apropiarse (en el buen sentido) del cancionero latinoamericano ya habían dado otros frutos igualmente airosos. El caso de Martirio con su disco Flor de piel y, más cercano aun, el de Diego El Cigala con Lágrimas negras, son antecedentes ilustres a los que ahora se suma Buika anunciando que éste es El último trago. Y si bien a estas canciones les suena rara esa 'zeta' tan marcada que tienen los españoles, más allá de ese detalle ha logrado una compenetración nueva y a plenitud.

Pero atención: no todo es tan innovador como parece, y aquí llegamos a un punto en que agradecemos también las ondas de familiaridad. Cierto quebranto en la voz propio del flamenco (aunque el productor Javier Limón insista en llamar a este estilo "jazz afro-flamenco") es, de algún modo, el mismo que le hemos oído a Chavela. Estas son canciones de juma y desamor, y así tienen que interpretarse sin importar el género que se escoja. Por eso acertó Buika cuando dijo, en una reciente rueda de prensa, que a Chavela le aprendió "su manera de cantar y de llorar hacia dentro".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.