Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2006/11/18 00:00

De paseo por las ligas mayores

Una orquesta y un director venezolanos asombran a los grandes maestros mundiales de la música clásica.

De paseo por las ligas mayores

Bethoven:
Sinfonías Nº 5 & 7
Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar
Gustavo Dudamel,
director
Deutsche Grammophon · Universal
"Es lo más importante que ha ocurrido en la música clásica en el mundo entero"
(Sir Simon Rattle)

"Su interpretación de la 7ª es una de las más excitantes que he oído en muchos años"
(Daniel Baremboim)

"Gustavo Dudamel es sin duda uno de los más talentosos directores que he tenido el placer de oír en los últimos años"
(Claudio Abbado)

Este disco hace realidad ese sueño de una orquesta y director latinoamericanos en el círculo de los grandes de la música clásica. Lo alcanzaron, por fin, la Sinfónica Juvenil Simón Bolívar de Venezuela y Gustavo Dudamel.

La carrera del director de 25 años, es meteórica: en 2000 dirigió su orquesta en la Philharmonie de Berlín; en 2002 fue finalista de la Competencia Maazel/Vilar; en 2004, ganador del Concurso Mahler 2004. El resto es historia, porque ha despertado la admiración de sus colegas más veteranos: Rattle, Baremboim, Abbado, quienes incluso han dirigido su orquesta en Caracas.

La gira europea Dudamel/Simón Bolívar 2005 fue exitosísima y desde entonces ha dirigido prácticamente todas las grandes orquestas de Europa, incluidas la Filarmonía de Londres, Sinfónica de Birmingham, Academia de Santa Cecilia de Roma, Filarmónicas de Estocolmo, Los Ángeles y Radio Francia, Scala de Milán y Staatkapelle de Dresde. Acaba de ser nombrado director principal de la Sinfónica de Gothenburg y de la Orquesta Nacional de Suecia

En 2005 firmó con Deutsche Grammophon. Este es el primer fruto de ese contrato: dos sinfonías de Beethoven. La Quinta en do menor op.67, la más popular, y la Séptima en la mayor op.92, para algunos la más grande. Hay que tener confianza en sí mismo y fe en su orquesta para debutar con obras tan comprometidas, tan conocidas y tan llevadas al disco.

Pero Dudamel sabe lo que hace y su orquesta le responde a la altura de las circunstancias. La grabación (2006, Aula Magna de la Ciudad Universitaria, Caracas) es asombrosa, por profundidad, por fuerza y fogosidad, y naturalmente por ese glorioso sonido de grabación que desde siempre ha sido la rúbrica de Deutsche Grammophon.

Esta es una voz de alerta para la Filarmónica de Bogotá, que no pasa precisamente por su mejor momento artístico, y se autoproclama como "una de las mejores de Latinoamérica".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.