Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/15/1996 12:00:00 AM

DE RECHUPETE

LA BILBIA DE MUCHAS COCINAS COLOMBIANAS REAPARECE REVISADA, ACTUALIZADA Y RENOVADA

Las primeras publicaciones en forma de fascículos por correspondencia que circularon en Colombia fueron las del Gourmet Club. De eso hace ya 25 años. Y hoy puede afirmarse que su autora no sólo introdujo una novedad editorial, sino que, gracias al éxito de sus recetas, logró, a lo largo de esos cinco lustros, cambiar el modo de comer de varios miles de colombianos. Las razones son sencillas: ese sistema de mercadeo permitió que, sólo en un año, se hicieran a 4.000 suscriptores, que se fueron multiplicando vertiginosamente. Las recetas que les llegaban eran muy fáciles de preparar y, sobre todo, incorporaban elementos que en ese entonces no eran de consumo muy común ni de preparación variada, como las verduras, por ejemplo. Enseñaban también a combinar los distintos alimentos y a preparar menúes adecuados para el momento adecuado. Cuando los fascículos se crecieron, fueron encuadernados en seis volúmenes, que pasaron a ser la biblia culinaria de muchísimas cocinas. Ahora Ana de Vargas se puso en el trabajo de revisar y renovar toda esa obra y entregarla en los mismos seis volúmenes. Esto quiere decir que volvió a experimentar receta a receta, hizo una selección descartando varias y las que quedaron fueron mejoradas. Pero, sobre todo, las actualizó. Es decir: tuvo en cuenta los problemas del hombre moderno, como el colesterol, el ácido úrico y la presión arterial y por ello disminuyó harinas y grasas. Además, incorporó condimentos y alimentos que antes no se encontraban en nuestros mercados y que hoy son de fácil adquisición. Como, por ejemplo, los vinagres balsámicos o las frambuesas o el jengibre. Otra novedad es la incorporación de comida oriental: japonesa, indonesa, vietnamita. Así, el cocinero avezado o el principiante se encuentra con cerca de 5.000 recetas, explicadas en términos didácticos y exactos, pero comunes y corrientes, o sea con pocillos y cucharadas y no con los confusos decilitros y gramos. La organización de los volúmenes está estructurada en forma profesional. Constan de 144 fascículos y un índice general. Cada fascículo lleva además su propio índice y presenta menúes de gran lujo, de lujo, familiar y un plato típico internacional. Y ello para desayunos, aperitivos, almuerzos, comidas, cocteles, banquetes, tés y, en fin, para toda clase de eventos sociales y familiares. Y desde el arroz blanco hasta el sofisticado pollo tailandés. Vale la pena informar que cada volumen es autónomo, porque ninguna receta remite a otra para su preparación. Así, se puede adquirir cada volumen por separado. Y para quienes tienen completos los seis antiguos va una buena noticia: se los cambian y les entregan los nuevos a mitad de precio. Por ahora pueden conseguirse en las librerías Oma y Nacional, así como en la sede de Gourmet Club, en la carrera 11 Nº 65-64 de Bogotá. Posdata. Esta cronista tuvo la curiosidad de preguntarle a Anita de Vargas, que ha preparado y probado las 5.000 recetas de su libro, cuáles eran sus cinco preferidas. Helas aquí: el souflé de queso de cabra, la sopa de manzana, la tartaleta de espinacas y queso Brie, el arroz a la marinera y el pato a la naranja con feijoas. Buen apetito, lector.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.