Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/2014 2:00:00 AM

De tal padre tal hijo

Esta conmovedora película japonesa evita las trampas melodramáticas de su premisa (el intercambio de dos bebés recién nacidos) para reflexionar con inteligencia y sensibilidad sobre los lazos que unen a padres e hijos. ****

Título original: Soshite chichi ni naru
País: Japón
Año: 2013
Director: Hirokazu Koreeda
Guion: Hirokazu Koreeda
Actores: Masaharu Fukuyama, Machiko Ono, Yoko Maki
Duración: 121 min

En una escena al comienzo de De tal padre tal hijo, Ryota Nonomiya (Masaharu Fukuyama), un ocupado y exitoso arquitecto, vuelve a casa y manda a su pequeño hijo Keita a practicar piano. El niño le obedece dulcemente.

Primero toca solo una melodía simple y luego la repite con su padre al lado, que hace la misma melodía en una parte más baja del instrumento. Hay un primer plano con ambas manos, la del padre, grande y bien cuidada, y la del niño, diminuta entre las teclas, y esa imagen condensa la sutileza e inteligencia de esta película: dos manos muy distintas creando música, la unión y conexión entre dos generaciones que genera tanta alegría como preocupación.

En la cultura japonesa, dice la antropóloga Ruth Benedict en su libro clásico El crisantemo y la espada, la relación entre padres e hijos es importantísima. “Todo hombre japonés debe tener un hijo (…) El hijo tomará el lugar de su padre en el futuro próximo y no se considera que esté suplantando al padre sino asegurándolo. Durante algunos años el padre es el administrador de la ‘casa’. Luego su hijo lo será. Si el padre no puede pasarle la administración a su hijo, su propio rol habrá sido en vano”.

Esa cadena de la que habla Benedict es el tema central en esta película y Koreeda examina sus repercusiones de una forma magistral, evitando diestramente los abismos del melodrama y ofreciéndonos, en cambio, una emoción mesurada y convincente.

Porque la trama misma de la película podría, fácilmente, servirle de combustible a una telenovela mexicana de cientos de capítulos: el niño que tan dulcemente obedece no es, en realidad, hijo de Nonomiya. Dos bebés fueron cambiados al nacer en el hospital, así que dos familias llevan seis años criando a un hijo ajeno.

El problema para Nonomiya, a la luz de lo que escribe Benedict, es abrumador. ¿Acaso pertenece este niño que no lleva su sangre a su misma ‘casa’? ¿Hace parte de la cadena invisible pero poderosa que une a los hombres con sus antepasados? ¿Qué pesa más, la crianza o los genes?

Para hacer aún más difícil el problema, hay un abismo cultural y socioeconómico entre las dos familias afectadas. Los Nonomiya viven en un apartamento moderno e impecablemente ordenado y la otra familia, los Saiki, viven en una casa desordenada donde tienen una tienda de cachivaches. Emocionalmente, Nonomiya es un padre estricto y distante, mientras que Saiki es expresivo y cálido.

Koreeda hila todos estos elementos con ternura y compasión. Lo más conmovedor es la agudeza con la que retrata las relaciones entre padres e hijos: los padres están todos cargados de historia y de ideas de cómo deben ser las cosas, mientras los niños –que actúan con una naturalidad impresionante– están básicamente a merced de estos otros seres, de sus historias y creencias.

Todo está contado con un ritmo reposado, tomándose su tiempo para mostrar y contrastar las dinámicas familiares. Es un ejercicio maestro que logra ser emocionalmente efectivo sin las manipulaciones evidentes a los que estamos acostumbrados.

CARTELERA

**** Excelente  ***1/2 Muy buena ***Buena  **1/2 Aceptable **Regular *Mala   

  • Walesa: la esperanza de un pueblo ***
Biografía del líder de Solidaridad en Polonia, dirigida por el veterano Andrezj Wajda.
  • El sorprendente Hombre Araña 2: la amenaza de Electro ** ½
El retrato de la vida del superhéroe, con empalagosas batallas animadas por computador.
  • Línea de fuego ** 
La brutalidad de Jason Statham tiene esta vez como telón de fondo los pantanos de Nueva Orleans.

  • Aprendiz de gigoló *
Las aventuras de un gigoló accidental muestra una Nueva York que parece una reunión aleatoria de estereotipos étnicos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.