Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/14/2005 12:00:00 AM

Descubriendo el país de nunca jamás

La imaginación es el único consuelo en esta ficción inspirada en la vida del autor de 'Peter Pan'. ***

Título original: Finding Neverland.
Año de producción: 2004.
Dirección: Marc Forster.
Actores: Johnny Depp, Kate Winslet, Julie Christie, Nick Roud, Radha Mitchell, Joe Prospero, Freddie Highmore, Dustin Hoffman, Luke Spill, Kelly Macdonald.

Uno se siente cómodo mientras ve Descubriendo el país de nunca jamás porque le parece estar viendo otro de esos pequeños dramas chantajistas sobre la pérdida, la redención y la bondad que los papás suelen recomendarles a los hijos insensibles. Su puesta en escena es ingeniosa (los actores convencen, los escenarios trasladan a los jardines de Londres, la música recuerda qué debemos sentir en cada escena), pero es aquella sensación de 'haberla visto antes en alguna parte' lo que nos pone del lado de esta producción nominada al premio Oscar. Estamos frente a una ficción vagamente inspirada en la penosa vida del escritor escocés James Barrie ('vagamente', digo, porque usa a Barrie para hablar de la imaginación como Amadeus usó a Mozart para hablar de los dones), somos testigos, paso por paso, de cómo un personaje extravagante escribe una obra de teatro titulada Peter Pan con la esperanza de darle paz a una familia sin padre, pero nos sentimos cómodos porque no es la primera vez que alguien nos cuenta esa historia, la de un ángel en la tierra que le devuelve la fe a un grupo de almas perdidas.

Sólo un espectador de piedra puede ver Descubriendo el país de nunca jamás sin conmoverse. Pero eso no quiere decir en ningún momento que se trate de una gran película. ¿Por qué? Porque no corre ningún riesgo: sus pasiones oscuras son para todos los públicos, sus conflictos se resuelven sin traumas y su personaje principal no es un hombre infantil, temeroso, atormentado, sino un Mary Poppins listo a quedarse para siempre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.