Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/11/24 21:00

La película que se burla de la hipocresía en la política

Detective Marañón es la historia de un investigador excéntrico, adicto a los videojuegos y con fobia al amor, que desnuda el lado más oscuro de los poderosos del país. Se estrena este jueves 26 de noviembre.

Detective Marañón Foto: Archivo particular

“Los detectives se mueven entre la fantasía y la realidad. Son casi personajes de cuentos de hadas”, responde Salomón Simhon, fundador de Cine Tonalá y director de la película Detective Marañón, cuando se le pregunta por el peculiar investigador que protagoniza su obra: un hombre tímido y excéntrico que se aleja del cliché del detective de gabardina, sombrero y cigarrillo creado por la literatura.

El personaje que se imaginó Simhon, desde que Dynamo Producciones le entregó el guión para que dirigiera su primera película, se acercaba más a un cómic: un hombre con los ojos muy abiertos y movimientos robóticos, adicto a los gadgets y a los videojuegos, solitario, sin cabeza para el amor.

Detective Marañón es la historia de una oficina de investigadores y de las víctimas que contratan sus servicios. Es la historia de un político extorsionado, que termina retratando la hipocresía y la perversión de las esferas más poderosas del país. “Era una temática para arriesgarse a hacer humor negro –señala Simhon–. Terminó siendo una sátira de nuestra cotidianidad pero también de cómo se maneja la política en este país; de cómo los senadores o los procuradores dicen una cosa y hacen otra”.

El detective Marañón es Manuel Sarmiento (El colombian dream y 180 segundos): bogotano, 20 años de experiencia como actor, formado en el Teatro Libre, actualmente estudiante de fotografía y en un futuro –según sus planes y sus sueños– estudiante de dirección de cine. “A Marañón llegué como en paracaídas una semana antes de empezar a rodar”, dice.

“La primera indicación que le di a Manuel fue que no podía parpadear”, cuenta el director. Y de esa instrucción fue naciendo el geek de Marañón: “los hombros empezaron a caerse, su caminar fue volviéndose como el de un  pato… Sabíamos que tenía que ser un personaje exagerado”. Y ese es, quizás, el mayor riesgo de la película: el mismo Marañón. “Me daba miedo ser sobreactuado –dice Manuel–. Yo quiero mucho a esta profesión y temía estar traicionándola… Pero cuando vi la película quedé tranquilo, contento”.

Detective Marañón es también Santiago Bejarano y Silvia de Dios, dos actores de larga experiencia en televisión que por primera vez trabajan en cine. “Con ellos tuvimos que hacer un trabajo de deconstrucción de lo que venían haciendo, de desactivar los hábitos de la televisión”, señala Simhon.

Y el resultado son dos actuaciones destacadas que le dan un peso extra a esta producción. “Me dejé llevar por el director –cuenta Silvia de Dios–. Nosotros en televisión decimos que somos como marionetas, y yo me dejé manejar lo suficiente para lograr la visual que él tenía. El resultado me sorprendió. Salomón es un director con muy buen ojo”.

En el reparto están también la actriz Nicole Santamaría (Valeria, la protagonista), una joven investigadora que llega a la oficina de Marañón a sacudir el mundo cuadriculado y ordenado del detective, y la actriz Ella Becerra (Betsy, del bando de los antagonistas), quien logra quizá la interpretación más destacada de la obra.

Detective Marañón es una película que entretiene, con un guión redondo que le entrega al espectador lo que le promete, con una dirección de arte limpia y una música pertinente (a cargo de Juan Galeano, líder de la banda Diamante eléctrico ganadora del Grammy Latino al mejor álbum de rock). Es una película que se arriesga, que aborda una temática sin muchos antecedentes en el cine colombiano –el cine de detectives– y lo hace con una carga equilibrada de sorpresa y humor y suspenso.

“Ojalá perdamos el miedo a seguir intentando nuevas cosas”, dice Silvia de Dios. “El público lo irá agradeciendo y se irá educando en este tipo de propuestas. En Colombia tenemos una tendencia a producir cine y televisión por tandas: la tanda de los narcos, la tanda de las biografías, la tanda de la violencia. Quizá sea el miedo que nos rige en muchas cosas lo que nos impide arriesgarnos”, concluye Silvia de Dios. Detective Marañón se estrena este jueves 26 de noviembre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.