Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/11/21 20:00

Festival Detonante, la escritura de un nuevo lenguaje

El Pacífico es la región que mejor muestra las realidades de la Colombia de hoy: biodiversidad, cultura y espíritu emprendedor en un entorno de desigualdad y un pasado de guerra.

CHOCQUIBTOWN Foto: Sony Music

El 3, 4 y 5 de diciembre la capital chocoana será el escenario de la primera edición de una iniciativa que busca darle un nuevo significado al Pacífico desde lo que lo hace único: su cultura. Este proyecto es el Festival Detonante, un evento que unirá música, talleres, emprendimiento para fortalecer las comunidades, la economía local y abordar las grandes problemáticas de Quibdó al darles visibilidad a los liderazgos positivos por medio de la música, una de las herramientas más poderosas y representativas de la región.

Detonante busca ser una gran plataforma que, por medio de un festival de cultura y desarrollo sostenible, cada año llegará a un lugar diferente del país para conectar a las comunidades con empresarios dispuestos a participar en sus procesos. Este año el festival culminará el sábado 5 de diciembre con una gran puesta en escena en el malecón en la que estarán Bomba Estéreo, Chocquibtown, Herencia de Timbiquí y La Mambanegra. Además, entre cada acto musical líderes del Pacífico contarán sus historias.

Una opción de vida

“Vení a tocar en vez de estar peleando” es el mensaje que el grupo musical Rancho Aparte les transmite a los jóvenes de las pandillas de Quibdó desde hace dos años. La banda se conformó en 2006 cuando diez jóvenes decidieron interpretar, investigar y enseñar la chirimía, un género tradicional del Chocó, para darla a conocer en el mundo y triunfar con ella. Lo lograron en festivales como el Petronio Álvarez, el Estéreo Picnic, el Île-de-France de París y el Womex de Budapest, entre otros.

Y hacen énfasis en que quieren mostrarles a los jóvenes de las pandillas que es posible vivir de la música tradicional, que pueden tener prestigio nacional e internacional, que es mejor ser reconocidos por algo bueno como la música que por matar a alguien. Este mensaje es clave en un lugar como Quibdó donde las opciones de empleo son pocas y las fronteras invisibles son la ley. Por eso, uno de los mensajes más importantes de Detonante es que la paz se construye en los microespacios; las casas, esquinas y calles que transitan día a día los habitantes de la ciudad.

Este festival, como pocos, les dará el protagonismo que se merecen a los proyectos culturales, sociales, ambientales y de emprendimiento del Pacífico. Se realizarán talleres, foros, ponencias con líderes de la región, presentaciones de cine y música, todo con entrada libre. Uno de sus propósitos es reunir a 15.000 personas de Quibdó y poblaciones cercanas.

El periodista cultural Ángel Perea Escobar, especialista en cultura afroamericana, está de acuerdo con esa idea: “Todo esto ayuda a que las expresiones culturales de la región tengan una voz hacia afuera para posicionar la cultura chocoana en el imaginario nacional. También ayuda al desarrollo de muchos aspectos atrofiados en la región, como la difusión del arte y la cultura”.

Por tal motivo, Detonante presentará una amplia programación cultural. Y hay para todos los gustos. La música tendrá un papel protagónico. El 3 de diciembre habrá un taller sobre las herramientas digitales para que los músicos de la región promocionen, consoliden sus carreras y tengan nuevas oportunidades en el mercado global.

También se desarrollará un taller de arte urbano dirigido a jóvenes de la región para que conozcan más a fondo la historia del grafiti y del street art. Se mostrarán diversas técnicas de caligrafía para que puedan crear sus firmas. Además, harán dibujos para adaptarlos al arte callejero. Se usarán útiles como aerosoles, marcadores, hojas de papel o vinilos para que los participantes hagan dibujos sobre sus vivencias en el Pacífico con el objetivo de crear un mural.

La producción audiovisual tampoco se queda atrás. Habrá un espacio que mostrará cómo proyectar videos con materiales reciclables como cartón, cartulina, plástico, los cuales se pintan con vinilo blanco y se adaptan para convertirlos en pantallas. Sin olvidar la edición de video en tiempo real o el uso de cámaras fotográficas y celulares para la producción. Entretanto, el viernes 4 de diciembre se proyectará la película Colombia Magia Salvaje, adaptada para personas con discapacidad visual y auditiva.

La fotografía, una de las tendencias que se mueven cada vez con más fuerza en Colombia y el mundo, tendrá su espacio con una exposición de las mejores imágenes que se han capturado del Pacífico.

Además, la convergencia de expresiones artísticas, otra de las tendencias más fuertes de los últimos años, también tendrá su espacio. Se llevará a cabo un taller en el que se mostrará la novela gráfica Benkoz del artista plástico Jean-Paul Zapata, que trata de un joven ciego de Palenque que sueña con dominar el break dance pero que deberá enfrentarse a los grandes problemas de la capital. Esta obra se dará a conocer con una propuesta que combina música, danza, artes y producción audiovisual.

En la misma línea se realizará ‘Creamos Colombia’, un taller que mezclará música, documental, redes sociales y prensa para generar memoria histórica, nuevos imaginarios y conciencia de un nuevo tejido social para la construcción de la paz en Colombia.

En Detonante habrá espacios educativos como ‘Fútbol por la paz’, un partido mixto en el que no ganará el equipo que meta más goles sino aquel que respete las reglas de convivencia y demuestre trabajo en equipo, equidad y juego limpio.

Entre tanto, el festival también resalta la riqueza cultural de la región y promueve su preservación. Los emprendimientos culturales que rescatan tradiciones culturales como la artesanía –tallados en madera, tejidos en fibras naturales, la orfebrería, la bisutería de los indígenas entre otros– se suma a la reinvención de ingredientes típicos de la cocina tradicional como el borojó, el chontaduro, o platos como el ceviche.

Pero en Detonante no todo se limita a la cultura. Se abrirán espacios para los emprendimientos de los chocoanos en medioambiente, tecnología y sectores de la economía como el turístico, el de alimentos, el hotelero.

Así, el festival presentará un laboratorio de soluciones en el que 85 emprendedores de la región se encontrarán con el mismo número de empresarios de otras regiones del país, para que los asesoren, conozcan sus ideas, y se conviertan en sus aliados en el futuro.

También hay una feria en la que se presentarán los mejores proyectos ambientales, culturales y económicos del Pacífico para que se promuevan, establezcan contactos y conexiones con posibles aliados.

Con esto se pretende que ideas innovadoras como el jabón de borojó, el helado de camu camu, productos de maquillaje hechos con base en productos naturales se den a conocer al país. Por tal motivo, se desarrolla una plataforma virtual para que estas iniciativas no tengan más esa barrera que muchas veces les ha impedido crecer.

Detonante se conformó con una alianza entre Semana Sostenible, Compartamos con Colombia y 10 Music, y es posible gracias al apoyo del Ministerio de Cultura, el Sena, el Programa para Afrodescendientes e Indígenas de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Acdi/Voca-Usaid), el Ministerio de las TIC, la Fundación Telefónica, la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional (APC) y Gerencia del Pacífico, entidades que creyeron en este sueño.

El festival busca dejar huella en el Pacífico, con proyectos que en el futuro se materialicen en un cambio. Y no solo eso. La idea de Detonante es realizar un festival cada año en distintas regiones del país. La cultura tiene mucho por contar: quedan muy buenas ideas por detonar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.